5 familias de líneas cosméticas masculinas

9 Ago

Cosméticos de Higiene, Cosméticos de Afeitado, Productos After Shave, Cosméticos de Tratamiento y Perfumería.

Cosméticos de Higiene

Preparados con el propósito de eliminar por detergencia o emulsificación la suciedad depositada sobre la superficie cutánea o del cabello y controlar la sudación y el olor corporal. Esta familia está integrada básicamente por: shampúes, geles y aditivos para baño y ducha y desodorantes y antitranspirantes.

No es muy común que el hombre determine el uso de cierto producto impulsado por la fragancia, sin embargo, una vez hallada una fragancia satisfactoria, procurará la armonía olfativa en todos los productos que emplee, de tal manera, si ha seleccionado un olor fresco con un 10% de notas de té y sándalo y un 20% de notas acuáticas dulces, suele tolerar mal que su gel de baño huela a pera y ginseng, y que su desodorante despida un marcado olor a avena.

Las líneas cosméticas masculinas, ante esta tendencia, incorporan a sus líneas masculinas, champús y geles de baño con aromas similares a la colonia o perfume. Además han elaborado productos de higiene polivalentes (además del imprescindible efecto limpiador, hidratan, exfolian, nutren la piel, reducen la aparición de brillos, ayudan a combatir el envejecimiento, relajan, alivian el estrés diario o estimulan el sistema inmunitario y el aparato digestivo). Así, encontramos geles de baño para varones que, además de los elementos tradicionales en un gel de baño, incorporan extractos de algas, aceites esenciales, bolitas de polietileno, cáscara de nuez, miel, proteínas de leche, de seda, extractos de semillas de uva, de soja, de té verde, avena, mora, pera, vainilla, aloe, coco, sándalo, ginseng, pepino, almendra, vitaminas (A, C y E), sales del Mar Muerto o aceite de oliva. Todo ello presentado en un envase cuidadosamente estudiado por los creativos de la firma y en línea con la imagen del resto de la familia.

Una tendencia muy generalizada en la formulación de productos de higiene, es la sustitución parcial o total del etanol por distintos tipos de siliconas Si bien es cierto que ello limita la sensación de frescor (provocada por la evaporación del alcohol y que era percibida muy positivamente por el consumidor masculino), se elimina la resecación excesiva de la piel asociada al empleo de preparados con elevado contenido alcohólico.

Cosméticos de Afeitado

El afeitado es probablemente uno de los hábitos sociales más universalmente distribuidos entre la población masculina de los países industrializados. Es extremadamente agresivo para la piel de la cara, puesto que se pueden destruir, hasta tres capas de la epidermis y, en muchos casos, la piel únicamente dispone de 24 horas, como máximo, para recuperarse. Por estas razones, el afeitado ha sido y es la base sobre la que pivotan las líneas cosméticas masculinas y la excusa perfecta que éstas han utilizado para introducir la idea de que la piel masculina debe ser cuidada para mantenerla en perfectas condiciones. Para eliminar el vello facial no deseado, el varón puede recurrir al uso de cuchillas o de maquinillas eléctricas (afeitado en seco). Cada individuo debe conocer las características propias de su piel y aplicar así la técnica que se adapte mejor a ella.

Existen tres tipos de cosméticos para el afeitado:

  • Productos Pre-Shave

Su uso difiere en función de si se va a realizar el afeitado con navaja o con máquina. Con la aplicación de los productos pre-shave, se pretende disminuir la resistencia al corte del pelo y facilitar el deslizamiento de la cuchilla sobre la piel. Por ello, incorporan en su formulación principios activos reblandecedores de la barba y lubricantes. Se trata, por tanto, de lociones, geles y cremas a las que se incorporan agentes humectantes, hidratantes, modificadores del pH (cuando la queratina del pelo alcanza su punto isoeléctrico, aumenta significativamente su capacidad de retención hídrica), aceites y siliconas fluidas. Suelen aplicarse, mediante un ligero masaje, horas antes del afeitado (con frecuencia antes de acostarse), por lo que no deben manchar ni causar irritaciones.

En el caso del afeitado con máquina, los preparados pre-shave son completamente distintos. En este caso, se busca que este tipo de productos provoque el secado y endurecimiento del pelo de forma que se presente individual, seco y erecto y mejore así su penetración en los cabezales cortantes de la afeitadora. La acción, astringente, lubricante y cubriente, combinada con una reducción en la capa hidrolipídica, hace que se reduzca la fricción entre la piel y la cuchilla y se facilite el rasurado. Este tipo de productos se ha presentado clásicamente en forma de lociones, polvos y barras, aunque más recientemente se han incorporado las dispersiones acuosas coloidales gelificadas o la presentación de los polvos en forma aerosólica.

  • Productos para el Rasurado

Estos productos incluyen espumas, jabones, geles, en presentación de tubos, baras y aerosoles. Generalmente se emplean para el afeitado con navaja. Las cremas espumosas y jabones están destinados a crear un manto espumoso que favorezca el contacto del agua con la cara y confiera propiedades lubrificantes y emolientes.

Deben poseer buenas propiedades detergentes, producir abundante espuma, mostrar una buena adherencia, tanto al pelo como a la brocha con la que se aplican, no deben secarse rápidamente y no deben ser irritantes ni sensibilizantes.

Las cremas de afeitado sin brocha y espumas de afeitar en aerosol son emulsiones de fase externa acuosa que funcionan mejor como lubricantes o emolientes que como reblandecedores de la barba, por lo que su aplicación debe ir precedida de un lavado de la zona con agua caliente y un agente detergente. Las modalidades más recientes en este campo las constituyen las cremas frías (en el momento de la aplicación se produce la combinación de un agente oxidante y otro reductor que al reaccionar provocan la sensación de frescor) y los geles autoformadores de espuma

Productos After Shave

El ingrediente básico de este tipo de formulaciones era el alcohol, un producto que cicatriza y refresca, pero que tenía efectos devastadores sobre las pieles sensibles, secas y grasas. Hoy día, los varones disponen de una variada oferta de lociones, geles, bálsamos y cremas que calman, suavizan y regeneran su piel tras el afeitado.

Estos productos ya no son grasientos sino que se absorben fácilmente y hacen frente tanto a la sequedad como a la tirantez. Entre los activos que incorporan se encuentran: sustancias calmantes (regaliz, alfabisabolol, caléndula, vitamina E), reguladoras de pH, astringentes (hamamelis), antiirritantes (áloe vera, avena), refrescantes (mentol, siliconas volátiles, aguas aromáticas, antisépticas (sales de amonio cuaternario), etcétera.

Es frecuente que este tipo de preparados incluya también activos regeneradores de la capa córnea. Entre estos últimos sobresalen la vitamina E (protege las membranas celulares gracias a su poder antioxidante), vitamina B5 (alivia la irritación, estimula la cicatrización y ayuda a mantener el equilibrio dérmico), vitaminas PP, H y F, derivados de la elastina, colágeno, alantoína, cefalina o betacarotenos.

Cosméticos de Tratamiento

Aún cuando el varón tiene más resistencia a las agresiones del clima, las creamas hidratantes actúan como un escudo protector frente a las agresiones del medio y el paso del tiempo, reteniendo y conservando el agua de la delicada envoltura que cubre el rostro, independientemente del sexo.

Tanto en su línea masculina como femenina, los principios activos incluidos en los actuales productos hidratantes son muy similares en la calidad y cantidad de los activos protectores, emolientes, dermopurificantes y antiarrugas.

No obstante, los varones reclaman para los suyos tres exigencias básicas a la hora de incorporarlas a su neceser: que no sean grasientos y se absorban con rapidez, que no se noten y que dejen la piel flexible.

Tal y como se ha comentado anteriormente, el público masculino se inclina hacia opciones poco perfumadas o, en todo caso, por aquellas que incluyan el perfume con el que quiere ser identificado. La evolución en este campo ha llevado a las firmas cosméticas a ampliar sus líneas masculinas de tratamiento con lociones y cremas antiarrugas, geles y cremas para el contorno de ojos, peelings faciales o maquillajes compactos. Es cierto que su uso no está aún masivamente extendido, pero los analistas apuntan que se trata de un mercado emergente que veremos crecer espectacularmente durante los próximos años.

Perfumería

Básicamente se trata de fragancias alcohólicas cuyas características finales responden únicamente a las modas del momento y a la afinidad de los compradores por el aroma ofrecido. Por su visibilidad, personalidad e impacto decisorio en el resto de los productos cosméticos es, sin lugar a dudas, el elemento más cuidado por las firmas cosméticas a la hora de iniciar una línea cosmética masculina y al que dedican (a pesar de su simplicidad) una gran cantidad de recursos tanto técnicos como promocionales.

Fuente: http://cosmetologia.macroestetica.com/?p=478

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: