La cosmética natural vende

10 Ago

Los  Departamentos de Marketing, Creativos y Publicistas saben que la palabra “natural” vende.  Les ayuda a justificar cualquier sobreprecio, porque para los cosméticos y productos de higiene todavía no existe una norma oficial que evite fraudes y engaños.

El problema es saber qué productos son verdaderamente naturales o que grado o porcentaje de pureza poseen. Por ello, han surgido a lo largo de los años organismos privados de medición, a falta de una legislación gubernamental mundial o europea (en el próximo post explicaré el tema de certificación).

Distinguir los auténticos productos naturales o ecológicos de los que no los son y que se publicitan como tales, es una tarea que en ocasiones puede resultar difícil, puesto que no existe una normativa unificada.  Los consumidores nos podemos basar en algunos parámetros, tales como:

  • No tienen la misma presentación, textura, color y olor en cosméticos naturales que en la cosmética convencional. Se producen cambios en las materias primas que la componen que siempre están variando en composición, textura o color.
  • Los cosméticos naturales deben estar compuestos, en un porcentaje superior al 90%, por materias primas naturales de origen no animal (vegetal o mineral). Un Cosmético natural según certificación Ecocert es el que reúne las siguientes condiciones: un mínimo del 95% del total de los ingredientes (incluyendo el agua) es natural o de origen natural. Como máximo el 5% restante pueden ser ingredientes de síntesis (éstos forman parte de una corta lista restrictiva que incluye algunos conservadores y sustancias auxiliares). Como mínimo el 5% del total de los ingredientes procede de agricultura biológica, que representa como mínimo el 50% de los ingredientes vegetales. Por lo tanto, un buen sistema discriminatorio es fijarse en los INGREDIENTS y en sellos que certifican es un cosmético natural.
  • No deben contener sustancias dañinas para la piel ni para la salud del usuario, eso incluye también las materias primas naturales que puedan ser irritantes, tóxicas o peligrosas.
  • Los cosméticos naturales, se conservan con sustancias mucho más suaves y naturales que a un producto conservado con química. Por lo tanto la vida media del cosmético es menor.
  • En cosmética natural, los perfumes artificiales no son admisibles teniendo la alternativa de los esenciales puros que pueden dar un aroma sano y natural. Tampoco son admisibles reconstituidos y aromas idénticos a naturales, que pueden llegar a ser 100 % artificiales.
  • Los cosméticos naturales no deberían ser experimentados con animales. No debería asociarse a ningún tipo de tortura o sufrimiento hacia los animales para conseguir materias primas (productos apícolas, esencias de animales, materias grasas, etc.).
  • Sus consumidores valoran más el contenido que el continente, les interesan más el efecto del producto que su presentación. Por eso no necesitan colorantes químicos ni modificadores del aspecto externo (textura, densidad, etc.).
  • La cosmética natural es respetuosa con el entorno y el medio ambiente. El uso de envases y embalajes reciclados y/o reciclables debe ser un punto importante a tener en cuenta.
  • La cosmética natural se basa, sobre todo, en el empleo de plantas y sus extractos. Debería ser un motor económico que potencie la agricultura ecológica y el comercio justo con los países productores de ciertas plantas. También, una posibilidad de potenciación económica de zonas deprimidas con grandes recursos naturales, potenciando cultivos autóctonos sostenibles, ecológicos y rentables.
  • La cosmética natural es  una forma más natural de cuidar nuestra salud, higiene y belleza, más armoniosa con nosotros y con el planeta, más consciente.

Diferenciaciones y consideraciones a tener en cuenta:

  • Un ingrediente natural: es aquel vegetal, animal, mineral o componente marino que es un extracto directo no transformado obtenido de la producción agrícola o mediante un procedimiento físico.
  • Un ingrediente de origen natural: es el que procede de la naturaleza y ha sido transformado mediante procedimientos respetuosos con el medio ambiente.
  • Agricultura ecológica: es aquella que se basa en la utilización óptima de los recursos naturales sin emplear productos químicos de síntesis u organismos genéticamente modificados (OGM) —ni para abono ni para combatir las plagas—, logrando así productos orgánicos mientras se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente.
  • Los términos ecológico, biológico u orgánico significan lo mismo. Por otro lado, cuando hablamos solamente de cosméticos naturales, éstos no han sido necesariamente obtenidos por métodos ecológicos (ver criterios de certificación).

Los cosméticos naturales deben ser una alternativa a los convencionales, aportar las mismas o mayores ventajas potenciando el uso de sustancias vegetales, y no un simple argumento de Marketing verde.

Aconsejo lectura del artículo: Certificación cosmética natural

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: