Cosmética Low cost

14 Ago

La crisis acelera la última tendencia de cosmética Low cost.  El “bueno, bonito y barato” ha llegado como un ciclón al mundo de la cosmética. Marcas blancas, marcas que se venden por internet, marcas multinacionales a precios de escándalo o marcas de “cosmética-chuchería” son una avalancha. Y parece que este mercado seguirá creciendo.

El low cost, es decir, precio bajo a calidad aceptable, apareció con fuerza en España de la mano de compañías aéreas, extendiéndose a otros sectores de ocio como hoteles o cruceros y a consumo masivo como la moda. Incluso, ya llega a mercados insospechados como el inmobiliario, la automoción o la telefonía. Y ahora, a la cosmética.

El bajo coste es, en general, una tendencia de consumo adoptada por un determinado tipo de personas con un estilo de vida concreto: jóvenes, modernos, no tradicionales, mileuristas, universitarios, sin miedo a romper esquemas, entre otras características.

Pero la crisis ha convulsionado la manera de comprar y vender, de hacer negocios y hasta de vivir. Ha cambiado hábitos de compra, estilos de vida y maneras de pensar. Los consumidores tenemos menos dinero pero no queremos renunciar a estar guapos, ir en coche, viajar y vivir como antes. Y sólo hay pocas maneras de conseguirlo: ahorrar como locos, gastar en lo esencial o comprar barato.

Las revistas femeninas de prestigio como Elle, Telva, Yo dona (del periódico El Mundo) o Vogue, llenan sus páginas de artículos proponiendo el low cost cosmético como la última tendencia más fashion. Frases como “estar más guapa por menos dinero”, “ajustar la belleza a los bolsillos”, “productos a precios razonables y francamente de buena calidad”, “cosméticos que cumplen su función por menos de lo que piensas”.etc.  Además, seleccionan y publican listados de cosmética a precios mini, por menos de 15 euros, de marcas “buenas” de consumo masivo bajo el epígrafe de low cost: Diadermine, Garnier, Pond´s, Nivea visage, Astor, Vitesse, Avène, L´Oréal, Olay… Según estas revistas, son joyas del mass-market que no podemos dejar pasar.

Calidad, buenos resultados y mejores precios para que, en caso de recesión, podamos seguir mostrando nuestra mejor cara.

¿Quién ha dicho que los cosméticos baratos son peores?. Ciertos dermatólogos responden que hay productos baratos muy buenos y comprobados que van perfectos para la piel.

Marcas de low cost

Deliplus la marca de belleza Mercadona,  franquicias como Sephora o Bottega Verde, cosmética de marcas de moda como Mango o Zara, grandes multinacionales, marcas “fashion” como Keims o Muji, venta por catálogo como Oriflame, marcas de aparente calidad dermatológica como Babaria, que se presenta como marca de consumo o de perfumería con cremas a 3 euros y aparece hasta en los mercadillos.

Según un estudio reciente, 4 de cada 10 mujeres confían en marcas blancas, y Deliplus es quien ocupa un puesto destacado por delante de Dia o “Les Cosmétiques” de Carrefour.

Deliplus, fabricada por la empresa RNB, ha alcanzado en poco tiempo una gran fama de marca de calidad a buen precio, y es un auténtico fenómeno de foros y redes sociales, con verdaderos “deliplusadictos” que recomiendan a otros su compra. Sus productos estrella son la crema corporal de oliva, un boom comercial, ya se esperaba vender 70.000 unidades al mes y actualmente se vende un millón. Y quién no cae en las redes de su tentación: catálogo muy amplio, incorporando a gran velocidad los últimos avances en cosmética, garantía de calidad incluida, y precios de 2,2 euros en mascarilla capilar, por ejemplo, toallitas exfoliantes por 1,85 euros, o promociones de 2×1 por menos de 3 euros.

Tal es el éxito de Deliplus, que firmas clásicas e históricas como Vichy entran a competir en el mercado de las marcas blancas de cosmética lanzando una línea de básicos de belleza low cost llamada “Essentielles”. Si ya tenían precios relativamente bajos en su gama habitual, ahora ofrecen cremas faciales por 9 euros, espumas limpiadoras por 4,90 o cremas corporales por menos de siete. Con ingredientes como la rosa y con la garantía Vichy. Garnier también reinventa la cosmética de bajo precio con “Garnier Essentials”: éxitos de ventas en leches, tónicos o desmaquillantes a 3,19 euros, toallitas a 2,09 euros, o incluso cremas anti-edad a 4,99.

Cosmética chuchería: Essence, New York Color y Kiko Make up Milano

Segmento de mercado que según AC Nielsen ha disparado sus ventas durante la crisis un 26,5%. Essence, firma alemana cuyo lema es ofrecer la máxima belleza a precio mínimo, presenta la línea de edición limitada ‘The essence of beauty’ con todo tipo de productos y precios de 1 a 5 euros. Se vende en perfumerías de posicionamiento bajo. New York Color, de la multinacional Coty, apuesta por el público joven con precios bajos. Kiko Make up Milano es un nuevo concepto de establecimiento repleto de “chucherías cosméticas” para llenar el neceser con productos de maquillaje a partir de 1 euro.

Blogs y el rápido boca-oreja aconsejan al consumidor varios trucos para gastar lo mínimo: usar mascarillas o toallitas tipo Comodynes, sobres monodosis de 3-4 euros. También mascarillas unidosis, toallitas, formatos viaje y muestras.

¿Por qué es una cosmética tan barata?

Es más barata por la calidad de los materiales (envases, packaging), formulaciones, compras y producciones por grandes volúmenes.

Fuente parcial: Esthetic world

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: