La cosmética Premium price

14 Ago

En español mal traducido Premium Price es algo así como “prima de precios” o “precio preferencial”. Es la cantidad de dinero adicional que el consumidor está dispuesto a pagar por un producto o marca porque considera que merece la pena.

Es la cosmética que se basa en valores tangibles como la calidad, altas prestaciones o características, gran resultado o eficacia, buen servicio post-venta, etc., o en valores intangibles: prestigio de llevar esa marca, imagen o distinción, es original, exclusiva, moderna, dinámica, elegante, mágica, tradicional, tierna…  Gran parte de las veces que compramos o consumimos marcas, lo hacemos para dar a entender a los demás aspectos de nosotros mismos que simbolizan dichas marcas. Por tanto, fundamentamos principalmente nuestro consumo en lo emocional y a que actualmente la mayoría de productos son buenos, bien fabricados y de calidad. Y muchos de nosotros pagamos un extra para conseguir eso material que es un conjunto de símbolos, valores y sentimientos inmateriales.

Cosmética de las marcas más caras del mundo

Ciertas marcas de cosmética selectiva juegan con el precio desorbitado como principal elemento diferenciador y exclusivo de cierto personal a quien los precios entre 500 y 600 euros el frasco es puro símbolo de su estatus. El sólo hecho del precio eleva a esta cosmética a la categoría de artículo de lujo, a objeto de culto, deseado por el resto de los mortales, porque comprarla significa que eres rico. Este segmento de la población, que son pocos pero rentables, no se ve tan afectado por la crisis, aunque tampoco crece en número de clientes. Por ello, marcas cuya gama de productos ronda como media los 250 euros por artículo como La Mer, La Prairie, Kanebo, Estée Lauder, Sisley, Guerlain, Massumeh y similares, no registran cambios sustanciales en la facturación de estas líneas de producto. Es más, les ayudan a vender referencias más baratas.

El premium price es una estrategia de precios que hay que saber dominar. Si se pone precio elevado a un producto o servicio sin justificación suficiente como para ser comprado, que cumpla lo que promete, y que el cliente quede satisfecho a pesar del precio elevado, no venderemos.

Hay que darle un valor añadido a la cosmética Premium: debe aportar obviamente beneficios tangibles como eficacia, tratamiento de la piel, envase, diseño, así como innovación en ingredientes, tests clínicos que acrediten su eficacia, pruebas de seguridad, etc. También, aportar magia, valores, sentimientos. Indudablemente esto significa inversión en imagen de marca, comunicación y publicidad que, a su vez, repercute en el precio.

Fuente parcial: Esthetic world

Montse García Díaz

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: