DIEZ CONSEJOS PARA UN BRONCEADO SEGURO

13 Mar

1- Aplíquese el protector solar media hora antes de la exposición al sol. Para mantener la protección, repita con frecuencia la aplicación del producto.

2-  No tome el sol con restos de cosméticos perfumados o perfume en la piel, ya que pueden aparecer manchas cutáneas.

3- Expóngase progresivamente al sol y evite la exposición solar entre 12 h. y 16 h., las horas de mayor radiación solar.

4- No exponga a insolación directa a los niños menores de 3 años y en las horas de débil insolación protéjales con un fotoprotector de alta protección. A los niños, además, protéjalos con una camiseta seca y opaca (una camiseta mojada deja pasar los rayos UV). La piel conserva la memoria de todas las radiaciones recibidas durante la infancia, por ello cuanto mayor ha sido la dosis de radiación recibida, mayor es el riesgo de aparición de cánceres en la edad adulta.

5- No olvide que también puede quemarse realizando cualquier actividad al aire libre: bicicleta, paseando a pie o a caballo, practicando jardinería …..En todas estas ocasiones es aconsejable aplicarse un fotoprotector.

6- No se fíe de las circunstancias que comportan un riesgo suplementario o una falta seguridad como por ejemplo: altitud, nubosidad, viento o  superficies reflectoras (nieve, arena, hierba, agua).

7- Protéjase con gorra y gafas de sol con cristales homologados capaces de filtrar los rayos UVA y UVB.

8- Séquese bien después de cada baño. El “efecto lupa” de las gotas de agua favorece las quemaduras solares y disminuye la eficacia de los protectores solares (aún siendo éstos resistentes al agua).

9- Beba agua abundante y frecuentemente ya que el sol deshidrata nuestro organismo. Vigile sobre todo a las personas mayores, cuya sensación de sed está atenuada y a los niños, cuya necesidad de agua es importante y sus centros de termoregulación son todavía inmaduros.

10- Si advierte que una peca o lunar cambia de forma, tamaño o color consulte a su dermatólogo.

 

Elegir un buen fotoprotector es fundamental para evitar la aparición de manchas, el envejecimiento y los cánceres cutáneos. Las manchas son una concentración de melanina (pigmento natural) en la piel. Por factores hormonales son las mujeres las más propensas a esta alteración. En el 90% de los casos el sol es la principal causa.

El factor de protección adecuado depende del fototipo de la piel. El fototipo varía según el grado de pigmentación y la capacidad de la piel para hacer frente a las radiaciones solares.

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: