Archivo | junio, 2011

Innovación en la industria del envase y embalaje del sector cosmética-perfumería

23 Jun

innovacion packaging

La innovación se ha convertido en una seña de identidad de la industria cosmética, tanto en lo que se refiere a productos como a envases. Perfumería y cosmética es un sector que parece inmune a la crisis, como demuestra la estabilidad de la facturación en los últimos años. Un sector que, por consolidado, no deja de sacar nuevos productos con las más vanguardistas aplicaciones.

La cosmética ha conseguido que los efectos del tiempo se detengan o que los hombres nos despojemos de prejuicios y estemos convencidos de que un buen aspecto físico es una ayuda en nuestro trabajo.

La I+D es una seña de identidad de la industria cosmética en formulación de producto, pero también en envases y sistemas de envasado. La cosmética busca en el envase un valor añadido que potencie las cualidades del producto, hasta el punto que el material del envase y el diseño del mismo conforman el propio tratamiento, siendo parte inseparable del cosmético.

El producto cosmético no sólo debe cumplir las expectativas del usuario, sino que está sujeto a una rígida normativa que restringe el uso de diversos materiales bien en el propio producto, bien en el envase, que puedan resultar nocivos. Incluso recientemente se ha incorporado el concepto de fecha de utilización preferente como medida preventiva, tal y como ocurre en la industria alimentaria.

La formulación compleja del producto cosmético hace que cualquier interacción pueda alterar sus cualidades. Por ello, la investigación en el envase se ha centrado en la óptima protección del producto. Conceptos que se aplican a la industria alimentaria, como los envases activos, se trasladan al desarrollo de envases con valor añadido para el sector cosmético.

Los nuevos envases cosméticos suponen un avance impresionante en cuanto a aplicaciones. Hay envases que son capaces que son capaces de activar y reformular el producto que contienen haciéndolo más efectivo en el momento de la aplicación.

El envase activo en cosmética también tiene en cuenta factores más sensoriales, como la capacidad de conservar o potenciar una de las características más determinantes del producto: el aroma, o la incorporación de la tecnología LED para, por ejemplo, recordar el momento en el que se debe aplicar o la cantidad de producto restante.

Soluciones innovadoras para una industria que tiene más de 250.000 referencias en el mercado. Soluciones para un sector que abarca todos los segmentos del mercado, desde el lujo más exclusivo a las marcas blancas. Envases que deben ser vehículo para reflejar, según los casos, la voluntad de innovación, la imagen o la vocación sostenible de la marca.

La industria cosmética también lleva la innovación al terreno de la sostenibilidad mediante la puesta en práctica de las recomendaciones del ecodiseño: reducción de materiales; materiales biodegradables y procedentes de fuentes renovables. Así tenemos la introducción intensiva de bioplásticos como material de envase que cumple dos condiciones: procede de una fuente renovable y es biodegradable.

El envase ha aportado muchas soluciones y mejoras a la industria cosmética. Ha sabido responder a retos, como la masiva incorporación del hombre como consumidor, un nuevo cliente que exige productos y envases adaptados a sus gustos y necesidades.

La industria del envase y embalaje ha sabido dar respuesta a los múltiples desafíos que han surgido desde el sector de cosmética y perfumería: envases genéricos multimarca personalizables en la última fase de envasado que optimiza largas tiradas para distintos envasadores; maquinaria que permite la flexibilidad de la producción, adaptándose a distintos materiales y diferente volumen de producción o la introducción de nuevos materiales y diseño que contribuyan a la reducción de costes.

No sabemos con qué nos sorprenderá la industria en los próximos tiempos, pero sí estoy seguro que un sector tan dinámico y con tan elevada inversión no se estancará. Envase y embalaje están preparados para aportar nuevas soluciones a las nuevas necesidades que, sin duda, nos planteará el sector cosmético.

Fuente: ITENE

Montse García