Archivo | abril, 2012

Por un colágeno sintético más seguro, sin riesgos

4 Abr

colagenfibra

El colágeno es una molécula proteica o proteína que forma las fibras colágenas flexibles, pero ofrecen gran resistencia a la tracción. Estas se encuentran en todos los animales. El colágeno es la proteína más abundante en los animales superiores, pudiendo suponer un tercio de todas las proteínas del cuerpo. El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo, siendo un componente básico de la piel,  tendones, cartílagos y vasos sanguíneos.

Su principal función es brindarle al organismo el armazón o matriz de sustentación en la que toman forma los órganos y tejidos, siendo además responsable por la firmeza, elasticidad e integridad de las estructuras e hidratación del cuerpo; por la transmisión de fuerza en los tendones y ligamentos; por la transmisión de luz en la córnea; por la distribución de fluidos en los vasos sanguíneos y conductos glandulares, etc. La elasticidad y la flexibilidad común en los jóvenes, se debe al alto contenido de colágeno que ellos poseen. Va disminuyendo la cantidad de esta proteína en la piel a medida que se envejece, produciéndose perdida de elasticidad, tersura y firmeza.

El colágeno está compuesto por tres cadenas que forman una triple hélice. Cada cadena tiene unos 1400 aminoácidos de los cuales uno de cada tres es una glicina. A intervalos regulares se encuentran otros aminoácidos, la prolina y la hidroxiprolina, poco frecuentes en otras proteínas. La presencia de estos aminoácidos particulares permite que las tres cadenas se enrollen una alrededor de la otra formando una fibra muy resistente. Además, entre las cadenas se establecen puentes de hidrógeno que confieren al colágeno una gran estabilidad.

Según lo publicado en Nature.com y cosmeticsdesign.com, científicos americanos han obtenido un producto sintético con unas características, propiedades y comportamiento muy similares a los del colágeno humano. Replicar el multi-jerárquico auto-ensamblaje de colágeno presenta un duro atrajo para científicos, tanto desde el punto de vista de la química supramolecular como de las posibles aplicaciones biomédicas en ingeniería de tejidos. Con este avance científico, el nuevo producto sintético podría llegar a reemplazar al colágeno natural en un plazo de cinco años aproximadamente.

colageno sintetico

Así pues, dentro de unos años podríamos tener otras opciones más seguras en lugar del uso del colágeno de origen animal en algunos productos cosméticos y tratamientos de estética como son las infiltraciones de relleno, provocando en algunas ocasiones reacciones inmunológicas y alérgicas (por ello es aconsejable realizar tests previo a las infiltraciones).

Montse García

Anuncios

Envejecer abusando de la cirugía estética: Lindsay Lohan

3 Abr

Hay una frase que me gusta y es la siguiente:

“Templanza es moderación en el uso de lo bueno y abstinencia total de lo malo”. Frances Willard

He recopilado un artículo que habla de los abusos en cirugía:

El rostro de Lindsay Lohan está dando mucho que hablar últimamente. Tras anunciar que dará vida a Elizabeth Taylor en un biopic y hacer una desastrosa aparición en Saturday Night Live, la actriz ha hecho varias apariciones publicas donde se la ha visto visiblemente envejecida. Es como si hubiese pasado de tener 25 años, su edad actual, a tener un par de décadas más.

Los expertos consultados por la prensa estadounidense coinciden en que a la actriz se le ha ido la mano con las inyecciones de Sculptra y Restylane. Según la página web de Sculptra, con tres inyecciones de su producto recuperas el colágeno que se pierde con la edad, borrando arrugas y dejando una piel mucho más estirada. En Restylane presumen de ser el primer tratamiento, aprobado por la FDA (Asociación de control de alimentación y medicamentos estadounidense), para rellenar labios a mayores de 21 años.

Los resultados de estas técnicas ‘rejuvenedoras’ podrán tener efectos positivos cuando tienes una cierta edad. Sin embargo, no han podido tener un efecto más nefasto en la cara de la actriz, que ha pasado de tener un rostro fresco y juvenil a tener uno sin expresión que la hace parecer mucho más mayor.

El caso de Lindsay sería uno más de los abusos de inyecciones en Hollywood, véase Nicole Kidman o Renée Zellweger, si no fuese porque la actriz tiene solamente 25 años. Cualquier dermatólogo con sentido común, teniendo en cuenta su edad, le hubiera recomendado a Lohan una buena hidratante, protección solar para cuidar sus pecas y un estilo vida saludable. También le hubiese aconsejado darle gracias al universo por haber nacido con un físico envidiable, porque no nos olvidemos, hace tres o cuatro años Lohan era todo un pibón.

Sin embargo, los expertos en los que ha confiado la actriz no la han sabido aconsejar y el estropicio de su cara podría incluso tener consecuencias en su carrera. Twitter ardía el pasado sábado, coincidiendo con su aparición en Saturday Night Live, con comentarios referentes a qué le había ocurrido a la cara de la actriz. Para colmo Lohan no tuvo su mejor día y su actuación ha sido fuertemente criticada.

Según publica The Daily Mail, el envejecimiento de Lindsay es tal que hace unos días, en Nueva York, un grupo de fotógrafos confundió a Debbie Harry (cantante de Blondie), de 66 años, con la actriz. Parece evidente que el equipo de maquillaje de la película sobre la vida Elizabeth Taylor no tendrá que trabajar demasiado para hacerla parecer un par de décadas mayor de lo que es.

Fuente: SModa

Montse García