Archivo | octubre, 2012

La edad ideal para la belleza femenina

29 Oct

Post de SModa donde se aborda un interesante artículo sobre la edad ideal para la belleza femenina.

En mi opinión, la edad ideal es aquel momento de nuestra vida que nos permite sentirnos cómodas con nosotras mismas como personas y a la vez en sintonía con las circunstancias de nuestro entorno. Si lo analizamos desde el punto de vista físico, tendemos a pensar y con justa causa, que la juventud es nuestra mejor época ya que es el período en que gozamos de mayor plenitud física y por lo tanto, obviando excepciones, mejor salud de nuestra piel. Si lo analizamos desde el punto de vista del dominio de las emociones, conocimientos acumulados y experiencias, la edad madura (40-60 años) es la más ideal; además, hemos de tener en cuenta los grandes avances en alimentación, hábitos de vida saludables, así como en cosmética tanto de gran consumo, selectiva, profesional o técnicas estéticas o médico-estéticas que nos ayudan a mejorar nuestros procesos de envejecimiento y, a la vez, en mejor condición física y psicológica -con la condición de no caer en adicciones para sentirnos eternamente jóvenes y perfectos-. Una mujer no es sólo su físico, es mucho más que esto y puede alcanzar la plenitud de su belleza en la madurez, hay casos que ni es necesario recurrir a cirugías porque hay un componente genético y unos factores externos ambientales que favorecen a ello junto con esa sabiduría y saber estar que nos da el transcurrir la vida.

“Cuando se es joven de verdad, se es joven para toda la vida.” Pablo Picasso

El artículo expresa lo siguiente:

Decía Oscar Wilde que las mujeres no deberían precisar su edad. «Resulta calculador», apostillaba. Citas aparte, ¿es una desventaja envejecer o con los años se enriquece el espíritu y se asientan las emociones en un cuerpo cada vez más fácil de conservar? Para los expertos, los 40 son los nuevos 30. Este cambio en el reloj biológico está relacionado con un estilo de vida más saludable. «Hoy se alcanzan situaciones óptimas incluso en cuestiones como el metabolismo. Por ejemplo, si una mujer se ha alimentado correctamente durante la adolescencia, su reserva ósea será excelente. Es decir, los 60 se empiezan a gestionar en la infancia», argumenta Consuelo Prado, profesora de Antropología de la UAM. Conclusión: los años se pueden relativizar, sobre todo en salud. ¿Y en apariencia? El 89% de los procedimientos estéticos se realizan en mujeres, según la International Society of Aesthetic Plastic Surgery, y la cirugía facial es la más demandada (55,3%).

A nivel epidérmico, los 20 son una edad ideal, según Agustín Viera, dermatólogo de Gran Canaria. A partir de los 30, descienden los párpados; a los 40, llegan las arrugas en la frente y el surco nasogeniano; a los 50, irrumpe la flacidez, se acentúan las arrugas y se reabsorbe la grasa de las mejillas; y con 60, la piel adelgaza. Para recuperar la lozanía, el dermatólogo propone el siguiente ritual: «Fotoprotección a los 20; antioxidantes y ácido retinoico a los 30; peelings, láser, toxina botulínica y rellenos a partir de los 40».

Otro cantar es el plano neurológico. Cristina Palmer, neuropsicóloga del Hospital de la Fuenfría, explica que nos regeneramos hasta los 65 años: «Entonces se pierden más neuronas de las que se generan. Antes, entre los 40 y los 55, llega la plenitud porque la reserva cognitiva se alimenta de experiencia». A nivel emocional, la edad ideal no coincide con la plenitud epidérmica ni con la neuronal. «La madurez alcanza el punto álgido a los 30, cuando se tiene más claro quién se es y se ha traspasado la barrera de la adolescencia y el abismo de los 20 (cuando aparece la inseguridad de la incorporación al mundo laboral)», explica Palmer. Con un pero: «Con la crisis es más difícil encontrar empleo, lo que puede prolongar la incertidumbre hasta los 40».

Otros sinsabores: una nueva desazón tambalea en muchas ocasiones los cimientos emocionales: una de cada tres parejas se divorcia, lo que debilita la supuesta estabilidad sentimental de la que se gozaba antaño a partir de la treintena. «Es una realidad inherente a esta época: aunque la pareja es un objetivo, cada vez más mujeres se centran en sí mismas para alcanzar la plenitud», asegura la neuropsicóloga. ¿Y qué hay de la edad ideal para enamorarse? Según la experta, a los 20, o se idealiza o se explora con los sentimientos y el sexo; a los 40, hay fracasos previos, por lo que el nivel de exigencia aumenta y existe la presión del reloj biológico si no se ha sido madre. Un dato: en los últimos cinco años han aumentado un 34% los tratamientos de reproducción en mujeres mayores de 40 años, según el IVI (Instituto Valenciano de Infertilidad).

Nada alarmante si se tiene en cuenta un estudio del equipo de científicos ingleses de John Mirowski, según el cual la edad ideal para tener hijos no ronda los 23 años, sino los 34, cuando todavía no existen problemas de salud general o reproductivos y hay más posibilidades de disfrutar de ventajas sociales y económicas. La plenitud sexual no entiende de edades: según Carmen Sala, ginecóloga de la plataforma The Doctors, depende de la salud, del tipo de pareja y de la autoestima.

Fuente: SModa El Pais

Montse García

Anuncios

El mercado del lujo crecerá en 2012 un 10%

25 Oct

Luxury

Los beneficios del mercado mundial del lujo aumentarán un +7% durante los últimos tres meses de 2012 comparados con el periodo anterior, culminando el año con un crecimiento total del +10%, según afirma la consultora Bain & Company en su informe “Luxury Goods Worldwide Market Study”.

Este +10% estimado representa el tercer año de la “gran recesión” en el que los bienes de lujo crecen a doble dígito. Las ventas de Asia-Pacífico, lideradas por China, crecerán un +18% mientras que América también proyecta fuertes ganancias, con unos beneficios aumentando un +13% a finales de 2012. En Europa el crecimiento representará la mitad del año anterior, aunque será positivo, con un +5%.

“Las preocupaciones sobre el debilitamiento del mercado son, de alguna manera, exageradas”, señala Claudia D’Arpizio, parnter de Bain & Company en Milán (Italia) y autora principal del estudio. Pero clarifica: “Aunque estamos viendo bruscas disparidades entre marcas que no siguen el ritmo de aceleración del cambio en el mercado y aquellas que se ajustan a los cambios en los gustos y demografía”.

En el caso de Fragancias, el crecimiento estimado será de un +4% y en Cosmética, un +5%, las subidas más bajas entre las categorías de Lujo (Calzado, Joyería, Relojes, Piel, etc.).

Aspectos clave del crecimiento

Mientras que el aumento global de los beneficios alcanza un nuevo nivel, la naturaleza de este crecimiento está cambiando substancialmente en varios aspectos clave:

– Los consumidores chinos han transformado el mercado del lujo con un crecimiento de las ventas domésticas y un gasto voraz como turistas. China ha sobrepasado a Japón como segundo mercado detrás de Estados Unidos. Los consumidores chinos realizan la mitad de sus compras de productos de lujo en Asia, y casi un tercio en Europa. Globalmente, una de cada cuatro compras de bienes de lujo proviene de un consumidor chino.

– El e-commerce continúa creciendo un +25% al año, mientras las ventas de los off-price outlets registran un +30%. Ambos canales representan el equivalente en ventas a las de Japón.

– El estudio halla una brecha generacional, ya que los jóvenes consumidores buscan experiencias significativamente diferentes que provengan del consumo del lujo, buscando la singularidad por encima de la herencia, 24/7 acceso por encima de la exclusividad, y entretenimiento más allá de la mera compra.

– Los accesorios se han convertido en el corazón de los bienes de lujo personales. Por primera vez, la piel y el calzado se han convertido en el porcentaje más importante del mercado.

– Los turistas significan el 40% del gasto en productos de lujo.

 

Fuente: VPC

 

 

Montse García

El comprador online es más fiel que el comprador del canal tradicional

12 Oct

ComprasOnline

De acuerdo al estudio Fabricante & Distribuidor 2012 de TNS, el comprador online presenta una fidelidad por su enseña habitual muy superior a la del comprador del canal tradicional. Mientras que sólo el 4% de los compradores realiza sus compras de alimentación, droguería e higiene en un único establecimiento tradicional, el 71% de los compradores online compra únicamente en un establecimiento online concreto.

Los clientes de establecimientos tradicionales de alimentación, droguería e higiene eligen su enseña atendiendo a la fidelidad al establecimiento, el compromiso con la marca de fabricante y con la marca de la distribución y la búsqueda de mejores precios. Como estrategia de ahorro, los compradores distribuyen sus compras entre un mayor número de establecimientos y aumentan la frecuencia de compra en las tiendas físicas, lo que se traduce en un aumento de la compra de marca blanca y un menor compromiso con los establecimientos habituales.

Por su parte, el comprador online cuenta con una menor diversidad de establecimientos online, canal en el que muy pocas enseñas concentran gran volumen de compra, sobre todo si lo comparamos con el aumento de aperturas de las cadenas de alimentación en España en los últimos dos años.

Además, el comprador online se ha profesionalizado y busca una web amable y un servicio ágil que le facilite su compra. Una vez encuentra un establecimiento online que cumple sus expectativas, no encuentra tantos motivos para cambiar.

El precio, factor clave

En 2012 observamos cómo cambian los factores que influyen en la elección de un establecimiento online, y mientras que hace dos años se otorgaba mayor importancia a los aspectos relacionados con la logística (franja horaria adaptada a sus necesidades, comodidad en la compra, productos que lleguen en buen estado y la puntualidad en la entrega), en 2012 adquieren mayor importancia los aspectos económicos (precio y ofertas) y la rapidez en la compra. El precio, de hecho, se configura como el segundo factor en importancia a la hora de elegir un establecimiento online, cuando hace dos años se encontraba en el puesto 17 del ranking de motivos para seleccionar un establecimiento online, mientras que la confianza y la resolución de incidencias ven disminuir su importancia.

Estos aspectos difieren de los valorados y buscados por el comprador que va a la tienda física, más relacionados con la relación calidad precio, la calidad de la marca de distribuidor, el surtido y la proximidad.

Fuente: VPC

Montse García

Resveratrol, mito o milagro

4 Oct

El Resveratrol es un compuesto antioxidante polifenólico que esta presente de forma natural en algunos vegetales y frutas (uvas, mirtilos, arándanos), frutos secos (cacahuetes, nueces) y  algunas plantas (Polygonum cuspidatum).

No en vano ha sido bendecido por el departamento de Medicina de Harvard –con el doctor David Sinclair a la cabeza– como la mejor molécula antiedad disponible hoy. «Aunque solo demostrara poseer el 10% de los beneficios que los investigadores le han atribuido hasta ahora, su contribución a la medicina sería mayor que la de la penicilina», no dudaba en afirmar Betz en su libro Resveratrol: mito o milagro.

Aunque en Asia la medicina tradicional usa desde hace siglos una hiedra llamada Manto de la Virgen –rica en resveratrol–, la historia de este antioxidante, presente también en la uva, es relativamente reciente. Se sintetizó por primera vez en 1940, pero fue en 2003 cuando el doctor Sinclair descubrió el secreto de su poder: es capaz de extender la vida de las células hasta un 70% al activar las sirtuínas, un tipo de proteína conocido como “el gen de la longevidad” cuya producción se activa en situaciones de estrés como la falta de agua y alimento. Algo así como un resorte natural de supervivencia. Sinclair y su equipo buscaron sustancias que estimularan este mecanismo en el cuerpo humano –sin recurrir a la inanición–, y el resveratrol hizo sonar la campana. «Este hallazgo nos acerca al momento en el que un fármaco capaz de alargar la vida y prevenir muchas enfermedades asociadas a la edad será una realidad». Si en ratones alimentados con resveratrol la esperanza de vida aumenta un 40%, en el ser humano podríamos hablar de llegar a los 136 años. Y con buena salud. ¿Estamos ante un milagro antiedad? Sinclair parece seguro: «Es el santo grial de la lucha contra el envejecimiento».

Las bondades médicas de este activo vegetal, aunque muy prometedoras, aún están en fase de prueba. Pero sus propiedades cosméticas han sido más que demostradas. En el mercado hay una enorme cantidad de suplementos basados en la acción antioxidante de los polifenoles de la uva –entre ellos, el resveratrol es el más poderoso– y sus derivados. No es casual que algunos ensayos se aventuren a usar el vino como respuesta a la “paradoja francesa”, que cuestiona por qué si un alto porcentaje de franceses fuma y sigue una dieta rica en grasa –el queso les traiciona–, Francia tiene la esperanza de vida más alta de Europa. ¿Realista? «Para obtener un resultado similar en el ser humano, haría falta consumir 35 botellas de vino al día», afirma la doctora Ellen Marmur, jefa de Dermatología y Cirugía Cosmética del hospital Mount Sinai de Nueva York. Y ella es cauta: otros estudios suben hasta los 750 litros. Tomar un suplemento a base de resveratrol es una forma de ingerirlo sin acabar en Alcohólicos Anónimos. Pero hay otros inconvenientes: «El cuerpo está diseñado para buscar el equilibrio; si le damos resveratrol en altas dosis, absorberá lo que necesita y desechará el resto». Si a eso añadimos que primero alimenta los órganos vitales y, por último, la piel, aplicar una crema que actúe directamente en la dermis es una buena forma de combatir arrugas, manchas, flacidez y otros signos de la edad. «Los antioxidantes tópicos protegen las células del daño causado por el medioambiente y los radicales libres», afirma la dermatóloga Leslie Baumann, apodada La gurú de la piel en Estados Unidos. «El problema es que puedes tener un antioxidante extremadamente potente, pero no será efectivo a menos que esté en una fórmula estabilizada, con la concentración de activos adecuada», matiza la experta.

Y ese es precisamente el gran inconveniente del resveratrol. Desde el momento en el que empezaron a estudiarse sus posibilidades cosméticas, su baja biodisponibilidad –la capacidad para penetrar y actuar a nivel celular– ha sido la mayor preocupación de las compañías interesadas en comercializar este elixir de juventud. La firma francesa Caudalie –basada en la vinoterapia–, dio con la solución y, en 1997, lanzó la primera patente de resveratrol junto al profesor Vercauteren, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Montpellier. «Fuimos los primeros en utilizar este activo, extraído de los sarmientos de la vid, en un cosmético», cuenta Mathilde Thomas, cofundadora de Caudalie. «Era el primer resveratrol estabilizado y estandarizado para asegurar su afinidad con la piel». Pero ahí no quedó todo.

Mientras estudiaba sus aplicaciones médicas, Vercauteren encontró la forma de potenciar su poder antiedad. «Al investigar la pérdida de tejido en la diabetes tipo II, el estrés carbonilo, me di cuenta de que podíamos tratar todas las causas del envejecimiento con un único activo». La explicación es sencilla. El envejecimiento de los tejidos lo causan los radicales libres. Hay dos tipos de radicales libres: primarios –reactivos al oxígeno, se generan por la exposición a agresiones ambientales como rayos UV, contaminación y tabaco– y secundarios –reactivos al carbonilo, se generan como consecuencia de la aparición de los radicales libres primarios–. En otras palabras, el estrés oxidativo genera radicales libres primarios que, a su vez, provocan un estrés carbonilo que genera radicales libres secundarios. Un efecto dominó culpable de 4 de cada 5 arrugas. «Cambiamos la estructura molecular de nuestro resveratrol de forma que no solo combatiese el estrés oxidativo, sino también el carbonilo». Parte del éxito de la fórmula se debe a su capacidad para penetrar y actuar en el núcleo de las células, punto de origen del proceso de envejecimiento. ¿El secreto? Lo han combinado con un ácido oleico extraído de la oliva que le da caracter lipofílico. Dado que las células de la capa superficial de la piel absorben las sustancias acuosas pero no las lípidas, esta nueva molécula de resveratrol logra esquivarlas y llegar más lejos.

Tras cinco años de ensayo, embotellaron la fórmula milagrosa. El resultado, la nueva línea Vinexpert de Caudalie con Resveratrol-Oleyl, que se comercializará en España en septiembre, y cuya eficacia para prevenir y revertir el envejecimiento es un hecho constatado. «Borra el 40% de las arrugas», afirma Mathilde, que no dudó en someterla a las pruebas más exhaustivas. El veredicto: «estimula la producción de colágeno y elastina, dobla la densidad dérmica e inhibe los radicales libres», concluye el estudio dirigido por Marmur en el hospital Mount Sinai, de forma independiente a la firma.

No es la primera vez que un hallazgo científico crea tanto revuelo. Cuando la biotina hizo su debut, la pusieron en un pedestal. Una moda fugaz que desapareció cuando se comprobó que, en uso tópico, era inútil . Pero el resveratrol ha llegado para quedarse. «No apostaría todo al resveratrol para tratar el cáncer –aclara la doctora Marmur, hasta ahora escéptica–, pero contra los signos de la edad, no dudo de su poder».

Fuente: SModa

Montse García