Grasse, la capital mundial del perfume

2 Dic

grasse

Grasse, capital de la región de la Provenza Oriental, destaca como centro mundial de la industria dedicada a la elaboración de perfumes y fragancias. En Grasse, el aire tiene otro aroma, el de las flores delicadas que da la tierra, y que sirven de base a las más finas fragancias.

En la Edad media, Grasse se especializó en el curtido del cuero para la exportación mediante alianza comercial con Génova y Pisa. Varios siglos de esta actividad intensa fueron los testigos de numerosos progresos técnicos de las industrias de curtiduría. Los cueros de Grasse adquirieron una reputación de alta calidad, pero el cuero huele mal, cosa que no le gusta a la nobleza que llevaba guantes en esta materia. Es Galimard, curtidor de Grasse quien tiene la idea de crear guantes de cuero perfumados y le ofrece un par a Catalina de Médicis que es seducida por el regalo. Desde entonces, el producto se difunde a la Corte y en toda la alta sociedad e hizo de Grasse una fama mundial. El siglo XVII, es la gran época de los ” Guanteros Perfumistas “. Pero las tasas sobre el cuero y la competencia de Niza hicieron decaer la industria y al cuero sucedió el perfume.

Los olores del país de Grasse (lavanda, mirto, jazmín, a rosa, flor de azahar salvaje, mimosa) hicieron ganar a Grasse el título de capital mundial del perfume. El jazmín ocupaba hace todavía algunas décadas una mano de obra importante: las flores debían ser recogidas a mano al amanecer, en el momento en el que su perfume es el más desarrollado, para ser tratadas inmediatamente por maceración.

Todavía hoy, la perfumería es el principal polo industrial de Grasse. Una red de unas sesenta empresas que emplean aproximadamente a 3.500 personas en la ciudad y los alrededores. Contando los empleos inducidos son cerca de 10.000 grassois que viven de los perfumes. Casi la mitad del impuesto sobre los rendimientos del trabajo de la ciudad proviene de este polo industrial que adelanta al turismo y los servicios.

La actividad de la perfumería a Grasse va de la producción de materias primas naturales (aceites esenciales, aceites concretos, aceites absolutos y resinoides, y de destilación molecular) a la fabricación de concentrado, llamado también el zumo. Es el concentrado que diluido en, por lo menos, el 80 % de alcohol permite conseguir el perfume. Los aromas alimentarios, que se desarrollan desde los años 1970, cuentan para más de la mitad de las salidas de la producción. El estanque de Grasse todavía tiene un papel importante en el mundo de la perfumería, representa cerca de la mitad de la actividad francesa de la perfumería y de los aromas y alrededor de el 7-8 % de la actividad mundial. Además, grandes marcas como Chanel poseen sus propias plantaciones de rosas y de jazmines en Grasse. Las principales productoras de perfumería, como Fragonard o Galimard tienen aquí sus fábricas.

Durante los años 1960 y 1970 los grandes grupos internacionales progresivamente rescataron las fábricas locales familiares (Chiris, Givaudan-Roure y Lautier por ejemplo) y la producción a menudo fue deslocalizada. Hace todavía 30 años la inmensa mayoría de las empresas se enfocaban en la producción de materias primas; sin embargo un perfume contiene en nuestros días una mayoría aplastante de productos químicos de síntesis. Frente a las multinacionales de la química, las industrias de Grasse no podían rivalizar, pero sacaron provecho sin embargo de ventajas tales como el conocimiento de las materias primas, las instalaciones, los subcontratistas, etc.

El cultivo de flores es una parte importante de esta comuna, ya que se necesitan muchos kilos de flores para lograr un poco de esencia. Por ejemplo, 200 kilos de lavanda, flor típica de la zona, hacen uno de extracto. En el caso de las rosas, la proporción es 3.000 kilos a uno. También se utilizan esencias de origen animal o sintético; de todas partes del mundo llegan a Grasse las materias primas para la elaboración de los perfumes.

Una de las principales atracciones de la ciudad de Grasse es el Museo Internacional del Perfume. En él, se cuenta la historia de los bálsamos, y algunos de los secretos de la fabricación y sus procesos. Se exponen, entre otras herramientas, los antiguos alambiques de cobre, que se solían utilizar así como se muestra el trabajo creativo de las “narices”, expertos encargados de combinar productos y crear permanentemente nuevas fragancias. En un taller especial, nos enseñan y ofrecen la posibilidad de elaborar nosotros mismos nuestro propio perfume.

Si los perfumes te apasionan, Grasse es tu lugar.

Fuente parcial: Wikipedia

Montse García

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: