El privilegio de oler sólo a mí: perfume personalizado

4 Dic

perfumesoloparati

El olfato archiva. Guarda un registro y lo asocia con personas, emociones y recuerdos. La memoria olfativa es asombrosa y posee una potencia evocadora tan arrolladora como peligrosa, en un mundo en el que millones de personas comparten marca de perfume.

Perfumería de mass market, selectiva son definiciones hechas por la industria de forma interesada, que en cierta manera van a quedar obsoletas. Actualmente tenemos una perfumería de gran distribución que se encuentra mayoritariamente a través del canal alimentación y que la definen como de mass market y, por orto lado, otra de gran distribución a través de cadenas de perfumerías nacionales o internacionales. El canal conocido antes como “selectivo” ha dejado de ser el lujo de la perfumería, de hecho algunos de los perfumes de éxito de hoy en “selectivo” se parecen mucho a los del mass market. Hay excepciones y se han creado algunas fórmulas como las marcas nicho con una distribución más selecta, o la creación de ediciones limitadas con un packaging de lujo.

Desde hace pocos años está renaciendo la verdadera perfumería selectiva, con una distribución muy exclusiva con espacios con un perfumista experto. Perfumes que se fabrican en cientos o en miles de unidades, no en millones, tal como hacían ayer las grandes marcas selectivas (que hoy se han convertido en marcas de distribución masiva). Pero además, es sorprendente detectar como una gran cantidad de personas está buscando no oler como los demás. Hoy ya no podemos hablar de un perfume con personalidad puesto que cualquier perfume lo usan millones de personas y ya no es nuestro olor, es el olor de las millones de personas que compran el mismo perfume. Un paso más de esta tendencia, es una perfumería diferente dedicada a la personalización del perfume y esta nueva perfumería de la personalización es la perfumería del lujo y la total exclusividad.

Poseer una fragancia privada, desarrollada personalmente por una “nariz” famosa, es el no va más de la exclusividad. Es el auténtico lujo, una tendencia que, como he comentado en anteriores artículos, va al auge. El artículo que aparece en  Guialomejordelmundo va en esta línea. Por esto, quiero compartirlo y dice así:

¿Hay un público dispuesto a pagar por un aroma que no pueda asociarse con ninguna otra persona?.  Siempre lo hubo y, en los últimos años, se ha revitalizado la demanda, por lo que algunas firmas de lujo francesas que nacieron como perfumerías han recuperado el negocio original.

Guerlain, referente internacional en cosmética y maquillaje de lujo, ha reabierto su mostrador sur mesure en la tienda-emblema de los Campos Elíseos. Cartier proporciona el servicio de aroma a la carta más caro del mundo -60.000 euros por una receta privada- y dedica a la “nariz” estrella de la casa, Mathilde Laurent, a explorar la memoria olfativa del cliente para hallar el perfume de sus sueños.

Una fascinante experiencia olorosa

La maison Patou, una leyenda parisina del perfume y la alta costura, tiene a cargo de la Dirección Creativa de Perfumes al que probablemente sea el maestro con más talento del momento, Jean-Michel Duriez, que también dirige otra gran perfumera, Rochas.

Duriez crea fórmulas exclusivas a través de un sofisticado proceso de investigación que comienza con un paseo en limusina por los aromas de París destinado a establecer los gustos del destinatario; después, el creador reflexiona, hace mezclas en el laboratorio, y sirve al cliente varias propuestas hasta dar con la definitiva.

El proceso, similar entre los mejores perfumistas, puede tardar entre seis meses y un año y termina con el envío de una remesa de frascos. La casa guarda la fórmula y expide cantidades adicionales a medida que le son solicitadas.

Tradición y nuevos talentos

Creed, también de origen francés, acepta encargos privados desde hace siglos. Sus aromas, colonias lineales de aparente simplicidad, han sido y siguen siendo célebres entre las casas reales desde tiempos de Napoleón. No obstante, su servicio privado es casi un secreto, dado el éxito de sus fórmulas “de serie”. Otro perfumista que se codea con la jet es Nicholas de Barry, experto en olores y sabores que compone aromas privados en su castillo.

El joven Francis Kurkdjian, L’Artisan Parfumeur y los londinenses Miller Harris y Roja Dove representan la sangre nueva en el ‘Top’ de la perfumería a la carta. Y la libertad empresarial, el riesgo de quienes abandonan una brillante carrera al abrigo de una gran marca para crear una firma con nombre e ideas propias.

Pioneros en entender que había un público para el que no valían los aromas vendidos por millones de frascos, ofrecen fórmulas novedosas y muy exclusivas, a la vez que crean con maestría para particulares a un precio un poco más razonable que quienes encabezan nuestra lista.

A medio camino, muy asequible en sus servicios su mesura y ya convertido en una celebridad, está el italiano Lorenzo Villoresi, cuyo estudio de Florencia guarda aún el aspecto mágico de un viejo taller de alquimista.

Cualquiera de ellos será capaz de hacer realidad el aroma de nuestra vida y dar con la mezcla ideal que nos exprese de forma individual. Absolutamente única e inalcanzable para otro ser humano.

Montse García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: