Estructura del perfume

4 Dic

perfume

Un perfume es la forma más intensa del recuerdo. Más que un aroma, es la emoción contenida en un frasco. Es además, un sublimador de la personalidad.

Desde un punto de vista perceptivo, el perfume puede describirse como “ una mezcla de materiales odoríferos con identidad propia, única y estéticamente adecuada”. Es decir, una combinación equilibrada de materias primas, en la que cada una desempeña un papel importante en el resultado final.

La formación del perfumista se inicia con la educación y el desarrollo del olfato, oliendo los principales productos naturales y sintéticos y los acordes básicos, para llegar, poco a poco; a realizar combinaciones agradables. En un principio, el perfumista intentará copiar la naturaleza, es decir, los olores de las flores, los frutos y las maderas. Si se compara la perfumería con otras artes, como la pintura o la escultura, se tratará de “arte figurativo”. Una vez que el perfumista conoce estas combinaciones, y aplicando siempre su sentido de la estética y de la belleza, intentará conseguir la composición armoniosa deseada. En esta fase es fundamental su sentido de la creatividad.

En un perfume intervienen numerosos componentes de diversas procedencias: aceites esenciales, resinoides, absolutos y moléculas químicas definidas. Para crear una fragancia, el perfumista enumera los componentes que va a utilizar, pero en un orden directamente relacionado con la estructura del perfume. Al abrir un frasco de perfume se inicia una secuencia de sensaciones.

La fórmula estará formada por tres fases: la salida; el cuerpo o corazón y el fondo. Estas tres fases suelen definirse por el tipo de productos utilizados en función de su volatilidad (es decir del tiempo de evaporación de las materias primas o los componentes del perfume), si bien hay que recalcar que dichas fases se suceden sin solución de continuidad, según indica Perfumes.

Salida o cabeza: las notas frescas de cabeza son el saludo de la fragancia. De forma breve, un poco vivaz, quiere llamar nuestra atención. Estas notas son muy efímeras y corresponden a los materiales más volátiles (cítricos, lavanda…) Es la primera impresión que se tiene del perfume cuando se pulveriza en la piel. Esta percepción es muy importante en el momento de elegir una fragancia, ya que, de una manera casi instantánea, el perfume agrada o desagrada. Es la nota encargada de llamar la atención.

Los componentes más utilizados que determinan la salida del perfume son: los cítricos, como el limón, la naranja, la bergamota, la mandarina y el pomelo; los aceites esenciales agrestes, como la lavanda, el lavandín, el espliego, el romero, el tomillo y la salvia; los productos de notas afrutadas de fácil evaporación , como la manzana, la fruta de la pasión, el plátano, la pera, las cerezas, la fresa y la piña; y finalmente las notas verdes como el gálbano, las moléculas químicas que dan sensación de hierba recién cortada, de hojas, etc.

Cuerpo o corazón: nos transmite la historia que quiere contarnos. Está formado por componentes cuya evaporación es algo más lenta y sirve de puente de conexión entre la salida y el fondo. Así mismo, es muy importante saber trabajar el cuerpo de un perfume para darle carácter y proporcionarle la duración precisa que permita acceder al fondo.

En el corazón de un perfume intervienen básicamente las materias primas florales, es decir, tanto los absolutos naturales extraídos de las flores como algunos componentes químicos que existen en la naturaleza y forman parte de dichas flores. Las flores más utilizadas son: la rosa, el jazmín, el muguet, las lilas, la flor de azahar, el nardo, el ylang ylang, el iris y las violetas.
En esta fase intervienen también las notas anisadas como el anís, la badiana, la albahaca y el estragón, y las notas especiadas, como la pimienta, la canela, el jengibre, el comino y la nuez moscada.

Fondo: representa el elemento aglutinador. Es la silueta del perfume. Está constituido por elementos te moléculas pesadas, muy poco volátiles, como las maderas, los resinoides y los almizcles, que tienen como particularidad la fijación. Por tanto, la nota de fondo es como el broche que cierra la creación, y que ayuda a la salida y el cuerpo a evolucionar despacio en su evaporación.

Entre las notas amaderadas que intervienen en el fondo de una fragancia cabe destacar el pachuli, el sándalo, el cedro, el vetiver y el musgo de encina o de roble.
Entre los resinoides más importantes se encuentran el incienso, la mirra, el benjuí y el láudano. Estos componentes aportan un aspecto balsámico y dulce de fondo.
No se pueden olvidar las vainillas, la tonka y el bálsamo del Perú.
De entre los almizcles y las notas animales cabe citar la civeta, el castóreo, el costus y el ámbar gris.

Sin embargo, en la actualidad se tiende a evitar el uso de productos cuya obtención implica una manipulación desagradable para los animales, y en su lugar, para las notas de fondo de animales y almizcladas, se utilizan cada vez más moléculas sintéticas de igual o mayor calidad que las ofrecidas por la naturaleza.

estructuradelperfume

En el esquema se muestra la distribución de las notas odoríferas en relación a su orden de aparición y permanencia. Las más inmediatas y volátiles se denominan “de salida” (cítricas, aldehídicas, verdes y algunas frutales), las intermedias, “de corazón” (florales, aldehídicas, chipradas), y las últimas y más permanentes, “de fondo” (maderas, de procedencia animal, ámbar, vainilla).

El perfume en su versión parfum, eau de parfum, eau de toilette, eau de Cologne, eau fraiche, etc., siempre está diluido en alcohol. La denominación del producto final depende del grado de concentración de fragancia en el alcohol. Cuando se aplica en la piel, el alcohol se evapora casi instantáneamente. Sólo sirve de vehículo a la fragancia, la cual, una vez evaporado el alcohol, empieza a desprender poco a poco y uno a uno todos los componentes del perfume en el orden anteriormente establecido: primero la salida, luego el cuerpo y, por último, el fondo.

La piel, con sus características fisicoquímicas (temperatura, pH, etc.), interviene también en el comportamiento del perfume. Por ello, una misma fragancia aplicada en distintas personas puede percibirse de forma también distinta. La salida puede evaporarse con mayor rapidez en un tipo de piel concreto y dar paso al corazón y el fondo del perfume, por lo cual, pocos minutos después ya se puede oler un tipo de notas más bien florales o amaderadas, en lugar de la parte fresca y cítrica de la salida.

Los perfumes pueden clasificarse según su estructura en:

Los perfumes que se evaporan rápidamente son aquellas fragancias que representan aromas frescos, normalmente cítricos, se les llama perfumes de salida y entre ellos podemos citar olores frutales: limón, naranja, mandarina, entre otros.

Ejemplos de perfumes de salida:
• Tommy girl
• Happy (Clinique)
• Miracle (Lancôme)
• L’Eau D’Iseey
• Acqua Di Gio (Giorgio Armani)
• Jâdore (Cristian Dior)
• Ralph Lauren
• Dolce & Gabanna Light blue
• Pleasures (Estee Lauder)

Encontramos otros con mayor cantidad de componentes más florales (jazmín, rosa, lavanda, vainilla).

Ejemplos de perfumes de corazón:

• Eternity (Calvin Klein)
• Trêsor (Lancôme)
• Ultraviolet
• Noa (Cacharel)
• Jean paul Gaultier
• Anaïs Anaïs (Cacharel)
• Carolina Herrera
• Flower By Kenzo

A los más intensos y se les denominan perfumes de fondo: presentan componentes de esencias animales como el ámbar gris, almizcle o maderas como sándalo, y de especies como pueden ser la canela, la nuez, el incienso o el coco.

Ejemplos de perfumes de fondo:
• Empório Armani
• Angel (Thierry Mugler)
• Gloria (Cacharel)
• Chanel nº5
• Allure (Chanel)

Los perfumes llamados monolíticos se caracterizan por la utilización de muy pocos materiales. El 80% de la fórmula está elaborado con sólo seis u ocho sustancias. Para completar y enriquecer este bloque se combinan bases y productos naturales, que acabarán de darle la personalidad y la originalidad deseadas. Los perfumes así elaborados, si se comparan con los realizados según la otra metódica (salida, cuerpo y fondo), presentan una calidad estética inferior. Sin embargo, hay que decir en su favor que mantienen su aroma casi inalterable desde el momento de su aplicación hasta varias horas más tarde, requisito éste muy importante en un perfume que va a ser seleccionado apresuradamente, es decir, que su consumidor no va a esperar varias horas a que se evaporen los componentes de las tres estructuras.

 Montse García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: