Frascos y formas de envolver un perfume

3 Ene

frascosantiguosperfumes

Frasco como embajador del mensaje del perfume

Mientras que antiguamente parecía que lo único que importaba era la sustancia, el propio perfume, a principios del siglo XX un hombre iba a revolucionar el embalaje de las fragancias más sutiles: François Coty concibe la perfumería, “el perfume es su embalaje”, como una entidad artística. Al asociarse con René Lalique, ofrece de esta manera una nueva finalidad al frasco de perfume: objeto excepcional presentando un contenido igualmente excepcional. Por consiguiente, el arte de los frascos ocupa un lugar importante entre las artes decorativas, ya que aunque realice simples botellas también crea bellos frascos. Frascos de antaño, frascos de sueño, a menudo son el único recuerdo de una mesa de aseo de nuestra infancia. Por lo tanto, el frasco pertenece a la naturaleza o al sueño evocado a través de la memoria.

Hoy en día, el frasco es un embajador de donde se deriva el mensaje del perfume; a veces incluso llegando a ocupar un primer plano. A menudo es un instrumento de comunicación, de expresión y de seducción. En la publicidad de un perfume, lo primero que ve el consumidor es el frasco, el cual desempeña la función más determinante. En efecto, el hecho de representar de forma material la fragancia sigue siendo imposible. Junto al embalaje y, naturalmente, al concepto del marketing que precedió su creación, se convierte en cierta medida, en el mensajero del perfume. Los dos componentes perfume-frasco constituyen una entidad indisociable que condiciona la perennidad de un perfume y el testimonio de una época.

frascosantiguoscultura

El estilo y diseño de los frascos y estuches de fragancias han cambiado mucho en las dos últimas décadas. Se trata de un área fuertemente influenciada por los cambios de estilo y desarrollo de corrientes en el diseño gráfico e industrial, así como de las modas y tendencias sociales. Por tanto, es muy importante  la estrategia que envuelve el correcto desarrollo del producto (target, posicionamiento, imagen, comercialización, comunicación y plan de medios….etc).

Realmente, hoy día tenemos verdaderas obras de arte. Algunos ejemplos:

frascosperfumesactuales

Historia de cómo envolver de belleza

Según nos indica  El arte de la belleza, durante muchos años, en los comercios, los artículos se vendían a granel con rótulos genéricos y sin distinción de ninguna clase. A partir del siglo XIX la modernización de los transportes genera un incremento del comercio de productos y competencia entre los fabricantes. Surge entonces la práctica de etiquetar de manera diferente unas marcas de otras para tener una imagen propia e individualizada. Los frascos, cajas y etiquetas se convir- tieron en un reflejo de la personalidad de los creadores que buscaban causar impacto visual para vender sus productos. El desarrollo de la imprenta y de las artes gráficas a lo largo del siglo XIX incide directamente en las técnicas utilizadas para ilustrar las etiquetas y envoltorios de productos de belleza. Hay un predominio de las imágenes en cromolitografía. Los colores llamativos, el uso de dorados y relieve confieren a las etiquetas una gran vistosidad.

En muchas de ellas aparecen representados delicados rostros femeninos, unas veces están envueltos en un aire de sofisticación, en otras se trata de mujeres exóticas y llenas de misterio. Una gran variedad de flores, frutas, paisajes y motivos decorativos de estilo modernista y art déco completan la iconografía de las etiquetas. La mujer era la principal consumidora de productos de belleza pero, con el desarrollo de la perfumería y los cambios en las costumbres, aparecen en el mercado productos destinados exclusivamente a los caballeros. En sus etiquetas las figuras mascu- linas de distintas épocas se convierten en protagonistas: personajes exóticos como un príncipe del Cáucaso o un guerrero de Cartago, escenas de hombres practicando deporte o un engominado caballero de los años 20 son algunas de ellas. Una pequeña muestra de fundas de hojas de afeitar recoge marcas conocidas y comercializadas en España a partir de 1930 como Gillette, Palmera o Filomátic. Sobre ellas aparecen desde el retrato del inventor Gillette o un personaje animado como Popeye, hasta hombres afeitándose y los propios objetos empleados en el cuidado de la barba, como la maquinilla y la hoja de afeitar.

La amplia selección de etiquetas de productos de belleza refleja la aparición de las grandes fábricas de perfumería en Francia y España en los siglos XIX y XX y la especial dedicación de estas empresas al diseño de las etiquetas y envases de sus productos. En España empresas como Myrurgia, Gal, Puig, Floralia o Parera confían sus ilustraciones a algunos de los me jores diseñadores de la época: Eduard Jener y Federico Ribas que trabaja- ron para las casas Myrurgia y Gal son dos ejemplos. En la exposición, Orgía, Jabón Fresa, Flor de Blasón y Belladermis son algunas de las marcas de Myrurgia de las que se han seleccionado etiquetas, prospectos y fotografías. Entre las españolas destaca la etiqueta de polvos de belleza Brisas del Ebro del Instituto Químico Farmacéutico de Sevilla con la imagen de una sofisticada figura femenina de estilo años 20.

Las casas francesas como Victor Vaissier, Paul Tranoy, Lorenzy-Palanca, Daubigny, J. Giraud Fils, etc. presentaban innumerables y llamativos diseños art nouveau. Todas ellas constituyen una muestra excelente de las diferentes formas de envolver los productos de belleza que se consumían en las primeras décadas del siglo XX tales como perfumes, agua de colonia, lociones, polvos de arroz, jabones o productos para el cabello. Con el tiempo se han convertido en fragmentos fascinantes de la historia de la perfumería.

Actualmente las etiquetas, grabados, embalaje o estuche del perfume tiene una importancia relevante y estos componentes han de ir en armonía y conjunto con el frasco e imágenes de comunicación. El perfume comunica pero todo lo que le envuelve también comunica y ha de presentar una armonía creativa, con su justo equilibrio. Algunos ejemplos:

frascoyestuche

armoniapackagingfrasco

Muchas firman de perfumería diseñan sus propios frascos para los nuevos lanzamientos. Son moldes propios, se han de amortizar y por eso muchas veces se repiten para otro nuevo lanzamiento o edición limitada “vistiéndolo” de forma más lujosa. Además, los estuches o cajitas que los contienen también se han de diseñar de acorde al frasco, con sus debidas medidas y protecciones, por esto también se aprovecha el molde de la cajita que incluye el frasco. Señalo como ejemplo a Prada, pro podemos ver infinidad de casos como perfumes de Lacoste, Eau de Roches, Armani, Carolina Herrera, Paco Rabanne  ….. Tanto en frasco como cajita, se cambian sus diseños, colores, etiquetas, materiales, ……

pradafrascosiguales

Montse García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: