¿Cómo y dónde perfumarse?

4 Ene

comoperfumarse2

La imagen que las mujeres proyectamos es muy importante y uno de los aspectos que entra en juego es el perfume que llevamos. Queremos sentirnos cómodas y poder conjugar de manera satisfactoria los elementos para siempre dar una buena impresión olfativa, no sólo a los demás, sino también a nosotras mismas.

Nuestro olor es parte de nuestra identidad, por lo que la elección de un perfume adecuado es una parte importante de nuestra tarjeta de presentación. Todas las personas tenemos una piel particular y única. La química de nuestro cuerpo se combina con el perfume, dando como resultado nuestro aroma particular. Por eso el mismo perfume no huele igual en todas las personas.

¿Cómo nos perfumamos?. ¿Dónde nos perfumamos?. ¿Qué ropa perfumamos?. ¿Dónde tenemos que vaporizar nuestra fragancia preferida para que deje un olor duradero y agradable?.

comoperfumarse

¿Dónde aplicar el perfume?. Piel, cabello y ropa

En la piel. Perfumado del cuerpo

  • Nuestra piel es el mejor soporte para un perfume. El perfume se pone, en primer lugar, en la piel. De hecho, el perfume reacciona con el contacto de la piel y desprende una fragancia única a quien lo lleva. Muñecas, detrás de las orejas y pliegues del cuello son los llamados “puntos calientes”, donde al fluir de la sangre aporta el calor que la fragancia necesita para desprender todos sus aromas. Pero cualquier zona de nuestro cuerpo un poco húmeda y cálida puede resultar igual de interesante, dependiendo de donde queramos que nos huelan. Coco Chanel decía que nos tenemos que perfumar donde queremos que nos besen.
  • Con el calor, los perfumes exhalan sus olores. Por tanto, es aconsejable aplicárselo en los puntos en los que el cuerpo desprende calor. Es decir, en las zonas un tanto húmedas y cálidas del cuerpo como por ejemplo: cuello, nuca, parte trasera de las rodillas, escote, tobillos, pliegue interno codos, zona de los riñones, ombligo, detrás del lóbulo de la oreja, la parte interior del puño…. También lo puedes aplicar en zonas móviles como las articulaciones: dejarás una estela con cada movimiento.
  • Vaporiza el perfume delante de ti y sumérgete en la nube que se ha creado, que impregnará todo tu cuerpo. Una breve vaporización puede prolongar la persistencia de un perfume más de seis horas.
  • El uso de jabón, desodorante y cremas complementarios de un determinado perfume, prolonga su percepción.
  • Es fundamental prestar especial atención a la cantidad que utilizamos. Que a ti te encante el olor del perfume o colonia que llevas, no quiere decir que los que te rodean compartan tus gustos olfativos. Los aromas de perfumes y colonias deben acompañarte, no ir dos metros por delante de ti anunciando que llegas.

¿Cuándo perfumarse?

  • La mezcla olfativa del transporte público puede crear nauseas y migrañas por el fuerte olor. Por tanto, evita inundarte de perfume antes de coger el metro o de subirte al coche. Perfúmate una vez llegues al destino y no dudes en repetir la operación a lo largo del día. Es mejor que saturar el olfato de los que te rodean desde por la mañana.
  • Si tienes un evento social, aplícate la fragancia en la zona de la nuca, sienes, clavícula y/o detrás de las orejas. Son zonas estratégicas cuando vas a saludar a muchas personas y entablar conversaciones con ellas. Cuando se acerquen para darte un beso o se inclinen para hablarte, percibirán tu olor. Es divertido comprobar como alguno/a se acerca en más de una ocasión para poder olerte de nuevo.
  • Los buenos perfumes y colonias se desvanecen en un tiempo que varía entre tres y seis horas. Solicita muestras del perfume que utilices, un vaporizador o tamaño pequeño del frasco con el perfume para llevarlo siempre contigo y retocar tu aroma.

Un mismo perfume en diferentes personas cambia

  • La percepción que tenemos de un mismo perfume puede ser muy diferente dependiendo de la persona que lo lleva. Nuestro sentido del olfato es poco fiable e inseguro, por ello se deja influenciar mayoritariamente por el entorno que comunican los otros sentidos más desarrollados.
  • En general, el aroma de una fragancia varia según factores intrínsecos como por ejemplo nuestra genética, PH, nuestro carácter, gustos, anhelos, grado de sensibilidad u otros factores externos como puede ser el clima del lugar donde estamos. Ello nos va a influir para que unas familias olfativas u otras se acoplen a nuestra piel.
  • Las pieles secas necesitan mayor cantidad de perfume. Si la dieta es baja en grasas, el perfume dura menos tiempo. En las personas que fuman la duración de un perfume es inferior y, además, su aroma puede cambiar. Las pieles grasas mantienen durante más tiempo el olor de las esencias que las pieles más secas.

En el cabello

Aplica el perfume en las raíces, si tienes el cabello corto y, en las puntas, si lo tienes largo.

En la ropa

  • Si te gusta perfumar la ropa, es mejor vaporizar en la parte del forro o dobladillos. Para perfumar la ropa correctamente, vaporiza el perfume a una distancia de 10 cm.
  • El dobladillo de la falda, el foulard, y el forro de chaquetas y abrigos son las zonas que mejor retienen el olor.
  • Puede perfumarse la ropa interior y la de cama. Es más, no dudes en perfumar sábanas, almohada y armario.
  • También puedes añadir unas gotas de tu fragancia preferida en el agua en el que aclararás tu ropa interior.
  • No todos los tejidos revelan los olores de la misma manera. Los tejidos naturales como la lana, la seda, la cachemira, el terciopelo, el algodón o el lino exhalan perfectamente los olores, pero no ocurre lo mismo con los tejidos sintéticos. Cuidado con las manchas imborrables en la seda.
  • Vaporiza un pañuelo y mételo en el bolsillo o en el bolso.
  • No perfumes un tejido con varios productos diferentes. Si mezclas varios perfumes corres el riesgo de obtener un resultado final un tanto desagradable. Si cambias de perfume con frecuencia, evita perfumar la ropa. La fragancia de tu piel será suficiente.

atomarnota

Recomendaciones para el correcto uso de un perfume

  • No aplicar simultáneamente dos perfumes diferentes.
  • El aroma de jabones, geles, cremas o lociones perfumadas puede modificar el de la fragancia del perfume. Es preferible adquirir estos productos de la misma línea del perfume o, en su defecto, sin aroma.
  • Cambia de perfume al menos una vez al año. Cuando hace calor los olores se intensifican, por eso las fragancias más fuertes se recomiendan para los meses más fríos. El olor corporal, que suele dispararse en primavera y verano, puede transformar el aroma de nuestro perfume o colonia.
  • La luz y el calor pueden alterar la fórmula de un perfume. Guarda los perfumes en un lugar donde no les dé luz solar directa para que te duren por mas tiempo. No conviene exponer los frascos al sol ni cerca de una fuente de calor. Tampoco se deben guardar mucho tiempo.
  • Los perfumes también tienen fecha de caducidad. Con el paso del tiempo las fragancias cambian porque las esencias se oxidan y su olor se vuelve muy pesado aunque el frasco permanezca cerrado.
  • Los expertos señalan que un perfume sin abrir se conserva en perfecto estado durante un año y uno ya abierto durante unos seis meses, siempre que se guarde en su caja en un lugar fresco y seco, lejos de la luz y el calor.
  • El clima influye en la evaporación del perfume. El calor facilita su evaporación, por lo que hay que moderar la aplicación de perfume en verano. El efecto vasoconstrictor del frío, por el contrario, provoca que las notas olfativas se expandan más lentamente.
  • No te pongas perfume en lugares expuestos al sol porque puede irritarte y mancharte con el tiempo.
  • Un perfume huele distinto en cada persona, de ahí la importancia de probarlos antes de adquirirlos. El aroma que una esencia despide en la piel de una persona depende de su alimentación, tipo de piel y estilo de vida.
  • Un perfume se debe probar en la muñeca y en el doblez del codo. Hay que esperar 15 minutos para que devuelva el olor definitivo de cada piel.
  • Para perfumarse con efectos duraderos, lo mejor es hacerlo después de la ducha en el cuello, la nuca, las sienes, el pliegue de los codos, las muñecas, entre los pechos, detrás del lóbulo de la oreja y detrás de las rodillas pues son las zonas del cuerpo donde fluye más la sangre. Un truco muy utilizado es ponerse en el escote un algodón empapado con el perfume y rociar ligeramente la ropa con un atomizador.
  • No hay que abusar de los perfume. Aunque quien lo lleva no lo detecta, este sigue ahí y los demás si la perciben. Más cantidad no significa mayor duración.
  • Las pieles secas necesitan mayor cantidad de perfume. Si la dieta es baja en grasas, el perfume dura menos tiempo. En las personas que fuman la duración de un perfume es inferior y, además, su aroma puede cambiar.

Montse García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: