¿La arruga es bella o rejuvenecer con Ácido Hialurónico?

10 Ene

arrugasoacidohialuronico

Uno de los tratamientos más solicitados para disimular las arrugas es el Ácido Hialurónico. También empleado para realizar aumentos de glúteos o pectorales.

Mientras algunas personas opinan que la “arruga es bella”, otras temen su aparición. Para estas últimas, existen distintas fórmulas que, en definitiva, rejuvenecen el aspecto. Entre ellas, la sustancias de relleno, especialmente el Ácido Hialurónico, cuyas aplicaciones, se van extendido a otras zonas del cuerpo, además de la cara.

Los rellenos de arrugas, en general, constituyen una de las mejores herramientas para el rejuvenecimiento de la piel y, concretamente, el Ácido Hialurónico se ha convertido en el punto de referencia entre los rellenos actuales. El Colágeno fue el primer relleno que comenzó a utilizarse para las arrugas y el aumento de los labios, pero a partir de 1996 se empezó a utilizar el Ácido Hialurónico, un polisacárido que también está presente de forma natural en nuestro organismo. Por su capacidad para captar y retener moléculas de agua, resulta básico para la hidratación de la piel. Aunque el Ácido Hialurónico es una sustancia presente en el organismo, con la edad nuestra producción natural de este ácido disminuye en cantidad y calidad, lo que se traduce en deshidratación y arrugas, dos cuestiones que pueden compensarse gracias al aporte externo de esta sustancia.

Existen varios tipos de rellenos que se clasifican en dos categorías: biodegradables y permanentes, es más seguro utilizar agentes biodegradables, ya que cualquier complicación que pudiera surgir se resolverá espontáneamente en la mayoría de los casos. Con el tiempo, el Ácido Hialurónico ha desbancado al Colágeno, porque permite diferentes concentraciones dependiendo del área y tipo de corrección a realizar, los resultados se mantienen durante más tiempo y el hecho de que sea sintético, no derivado de animales, es una gran ventaja, proporcionando una mayor seguridad dada la alta biocompatibilidad y completa biodegradación, por ello Ácido Hialurónico es una de las sustancias de relleno más seguras. Sin embargo, pese a ello, algunas complicaciones pueden aparecer tras su aplicación como por ejemplo hematomas, edemas, infecciones y posibles granulomas, que se reabsorben. A pesar de que los efectos adversos son infrecuentes, los especialistas coinciden en señalar que hay determinados casos en los que la aplicación del Ácido Hialurónico  está contraindicada: así, por ejemplo, no es recomendable en personas con complicaciones de cicatrización (tendencia queloidea) o enfermedades autoinmunes, entre otros casos.

Existen diferentes tipos de Ácido Hialurónico, por ejemplo de aplicación tópica o inyectables con diferentes grados de viscosidad (densidad o reticulación) según el área a tratar. El objetivo: corregir la falta de hidratación, crear volumen en el rostro maduro, rellenar arrugas y surcos y mejorar las facciones hundidas (como los pómulos, la mandíbula y los labios). También tiene indicación en la remodelación labial, del contorno facial y para el rejuvenecimiento general de la piel.

En función del área a tratar, el producto será más o menos denso (más o menos reticulado). Por ejemplo, para las arrugas muy superficiales, como las que aparecen a ambos lados de la sonrisa en personas relativamente jóvenes, se emplea un Ácido Hialurónico muy poco denso y se inyecta en la dermis superficial, pero para corregir la zona que separa la nariz del labio superior se emplea Ácido Hialurónico más denso y se inyecta en la dermis media. Para aumentar los pómulos se coloca todavía a mayor profundidad y se usa un Ácido Halurónico aún más denso, que tarda más tiempo en reabsorberse.

El Ácido Hialurónico no sólo se emplea en la cara, el cuello y el escote, aunque si se aplica en esas áreas de forma mayoritaria. También existe la posibilidad de aplicar un Ácido Hialurónico con una mayor densidad especialmente diseñado para rellenos corporales en cualquier parte del cuerpo cuya finalidad es obtener suaves remodelados de la silueta, realizar aumentos de glúteos, pectorales, gemelos e incluso para suaves correcciones del volumen mamario. Este tipo de intervenciones sólo las pueden realizar los cirujanos plásticos, ya que  requiere conocimientos avanzados en dichas técnicas y deben llevarse a cabo en un quirófano. Siempre con profesionales cualificados y en buenas manos, sin excesos.

Montse García

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: