Estética y belleza en Egipto

8 Mar

maquillajeegipcioactual

Existen dos factores principales que impulsaron un gran culto a la belleza y a la cosmética en las cortes faraónicas: la mítica belleza de las reinas del antiguo Egipto y cómo los egipcios embalsamaban a sus faraones.

Los ritos funerarios se caracterizaban no sólo por embalsamar los cuerpos de los difuntos, sino también por depositar junto a ellos toda clase de objetos, alimentos y materiales preciosos para que en la vida futura disfrutasen de los bienes terrenales. Entre los objetos se encontraban peines de marfil, cremas, negro para los ojos, polvo, etc., dentro de pequeños recipientes en los que estaban grabadas las instrucciones para su uso.

tumbasyelementoscosmetica

Las investigaciones han puesto de relieve la riqueza y la importancia de la cosmética en el antiguo Egipto (4000 a.C.) donde tanto hombres como mujeres emplearon productos cosméticos. Los egipcios utilizaban colores fuertes y brillantes para resaltar los ojos, además, teñían sus labios con ocre rojo y óxido de hierro natural. Para crear los colores usaban diferentes elementos naturales, como el antimonio rojo para  los labios, mientras que obtenían tonos turquesas o azules mediante la pulverización de piedras y minerales, que colocaban sobre los párpados.

utensilioscosmeticaegipcia

El más difundido de estos productos cosméticos era el kohl realizado con galena, sulfuro de plomo y sustancias identificadas como cerusita, laurionita y fosgenita. Se preparaba con todo ello una pasta que se guardaba en pequeños tarros de alabastro, y que, humedecida con saliva, se aplicaba con palillos de marfil, madera o metal. Con el kohl delineaban los ojos, con una línea gruesa en forma de cola de pez y también remarcaban las cejas.

También crearon los primeros destellos para embellecer los ojos, para lo cual trituraban en un mortero los caparazones iridiscentes de ciertos escarabajos hasta obtener un polvo grueso que mezclaban con las sombras. El sombreado verde, uno de los favoritos, se obtenía a partir de malaquita en polvo que se aplicaba densamente a los párpados superiores e inferiores.

El refinamiento de los cuidados estéticos era enorme. Fórmulas secretas embellecían a las reinas de Egipto que, con mucha rapidez, eran imitadas por sus cortesanas. Los peinados, las pelucas, los baños de leche, las estilizadas siluetas, todo formaba parte de una cultura en la que lo espiritual, el arte, la religión y la ciencia tenían una importancia fundamental.

Especial atención merecían el cabello, la piel y los ojos. El cabello era teñido con henna, consiguiendo mil matices encarnados y brillantes, o bien se rasuraba completamente para facilitar los continuos cambios de pelucas, sumamente sofisticadas. Con ungüentos, afeites y baños perfumados o de leche cuidaban de mantener una piel tersa y extremadamente suave.

Los ojos se remarcaban en negro, engrandeciendo y suavizando su forma natural. El carmín de los labios, el blanco para restar viveza a la cara, el rojo-naranja para las mejillas, eran productos extraídos de plantas y arbustos. Usaban antimonio para cambiar el color de los párpados en azul y verde, realzando así más las pestañas.

Las dos reinas que más se significaron por su belleza y sus secretos de estética fueron Nefertiti y Cleopatra.

  • De Nefertiti se recuerda aun su estilizada silueta, a pesar de haber tenido seis hijos, siendo ella quien extendió la moda del color verde para los párpados. El hermoso busto de esta reina, esposa de Amenhotep IV, se conserva en magnífico estado en un museo de Berlín. La reina Nefertiti, se pintaba las uñas de las manos y los pies de un rojo rubí.
  • De Cleopatra se cuenta que fue la mujer que reunió más secretos sobre el cuidado de su belleza:  se pintaba las uñas de las manos y los pies de un rojo oscuro de óxido, sus mascarillas, su maquillaje, sus “cremas” con semen y sus baños de leche pasaron a la historia. Desde Cleopatra hasta las técnicas modernas de la actualidad, a lo largo de la historia han variado las formas de embellecer el rostro.
Muchas egipcias se afeitaban las cejas y se aplicaban otras postizas. A las mujeres de rango inferior sólo se les permitía tonalidades pálidas. Las egipcias iniciaron la moda de pintarse los labios con un tinte hecho de ocre rojo y óxido de hierro natural que extendían con un cepillo o un palito, también se teñían los dedos de las manos y de los pies con alheña para conseguir una coloración anaranjada rojiza, y acentuaban con una tonalidad azul las venas de sus senos y daban un toque dorado a sus pezones.

maquillajeegipto

Los varones atiborraban sus tumbas con cosméticos para la vida del más allá; en la tumba de Tutankhamon se descubrieron recipientes con cremas para la piel, color para los labios y colorete para las mejillas, productos que todavía eran utilizables y que conservaban sus respectivas fragancias.

En Egipto los cosméticos significaban la unión de los humanos con los dioses, un enlace con la otra vida. Según el libro de Henoc, “Azazel, Jefe de los Angeles Rebeldes, fue quien se encargó de transmitir al hombre el arte de pintar el contorno de ojos con antimonio”. Es conocido también el mito que dice que “Horus se hirió un ojo en una batalla, y utilizó Kohl para tratarlo”.

Dualidad belleza y prevención en Egipto

La evolución social de Egipto determinaba un cambio en la forma de maquillarse los ojos, también aparece una doble finalidad, es decir, la de ser un elemento de medicina preventiva. El maquillaje era un eficaz anti-deslumbrante, un buen repelente de insectos, fungicida y algo tan importante como que evitaba que el polvo del desierto penetrara en ellos.  Por ejemplo, los sacerdotes se depilaban todo el cuerpo, incluyendo cejas y pestañas, haciéndolos más vulnerables a los insectos y al polvo. Por ello, el maquillaje en los ojos, a la vez que los embellecía, hacía de protección del bello depilado.

Las enfermedades oftálmicas eran muy frecuentes, por lo que se desarrolló el maquillaje ocular terapéutico. Tal fue el desarrollo de la Oftalmología, que cuando el historiador Herodoto habla de la medicina en Egipto, ya se refiere a Hesy-Ra (3.000 años a.C.) como gran Oftalmólogo. El Papiro Ebers (1.550 años a.C.), es considerado un Tratado de Medicina, Ginecología e Higiene y a la vez estudia el Tracoma, dicho papiro recoge más de cien recetas para el cuidado de los ojos. También el Papiro Carisberg se refiere a las enfermedades de oculares.

maquillajeenegipto

Montse García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: