Maquillaje en la Edad Media

11 Mar

maquillajeedadmediaFue en la Edad Media cuando los cruzados observaron el uso de los cosméticos en el Oriente Próximo, y fueron ellos quienes lo propagaron en sus regiones. Los secretos de la cosmética se guardaban en la “muñeca para adornarse”, nombre que se le daba al tocador, un mueble lleno de cajones y espejos que daban la apariencia de un escritorio.

Pero el paso del tiempo poco cambió en relación con la idea que se tiene de la mujer y rápidamente los cosméticos entraron en desuso por razones religiosas.

La obra Mesa de los pecados capitales, de El Bosco (XV-XVI) en su apartado relativo a la Soberbia, representaba a una mujer ricamente vestida, contemplándose en un espejo que sostiene el diablo. Los tratados sobre la educación de las mujeres denuncian la falsedad de los cosméticos y sus peligros, por lo que suponían de manifestación de exhibicionismo y narcisismo. Luis de León dice en La perfecta casadada “¿Qué pensáys las mugeres que es afeytarse? Traer pintado en el rostro vuestro deseo feo. Mas no todas las que os afeytáis deseáys mal. Cortesía es creerlo. Pero si con la tez del afeyte no descubrís vuestro mal deseo, a lo menos despertáys el ageno”.

“Flor del tesoro de la belleza” es una obra atribuida a Manuel Dies de Calatayud (siglo XIV-XV) en la cual se habla del quehacer estético de la mujer medieval.

Y no cabe duda de que, bien mirado, las mujeres hacen gran ofensa a Dios con sus desvaríos y con sus locuras, ya que no se tienen nunca por contentas con los atractivos con que Él las formó. Román de la Rosa (s. XIII) .

Resulta más que interesante revisar algunos de los capítulos del índice del compendio para bien examinar la consciencia en el juicio de la confesión que Martin de Ayala escribiera en 1567 “Son los afeites de ordinario en las mujeres no lícitos ni honestos; Los preciosos vestidos y galas en las mujeres huelen a deshonestidad; Pecan de ordinario las mujeres con sus afeites y galas por el escándalo que causan en otros; Es muy más indecente afeitarse y engalanarse los hombres que las mujeres; El aderezo de afeites y galas curioso en las mujeres las hace soberbias y menos castas; Hanse de huir los afeites, porque afean y roban la hermosura natural; Los afeites y atavíos curiosos son trajes de malas mujeres”.

En el siglo XIV, Henri de Mondeville estableció la diferencia entre el tratamiento médico de los  problemas patológicos de la piel y el uso de cosméticos con finalidades estéticas.

Montse García

Anuncios

Una respuesta to “Maquillaje en la Edad Media”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: