Bases de maquillaje

17 Mar

Bases de maquillaje

El maquillaje debe percibirse como un complemento más, cuyos colores e intensidad deben ir a tono con el resto del look. Sólo partiendo de esta base, sabremos obtener la armonía a través de los colores y podremos conseguir resaltar la belleza natural de cada cual.

El primer paso en maquillaje es preparar la piel. El rostro debe estar bien hidratado. En este sentido, una hidratante y el contorno de ojos juegan un papel fundamental. Concretamente, el contorno de ojos es una de las zonas más sensibles y que con más cuidado debemos maquillar porque las arruguitas que se forman, descubren fácilmente los errores del maquillaje. Una buena crema para el contorno de ojos formará una base estupenda para aplicar el corrector, iluminador o fondo de maquillaje, según los resultados que se busque.

La base de maquillaje, también llamada make up o fond de teint, sirve para dar color y ocultar pequeñas imperfecciones, aportando luminosidad y uniformidad al rostro y así conseguir el tan preciado efecto de tez de porcelana que a todas nos gustaría tener.

El principio de cualquier maquillaje se construye desde la base: una buena base de maquillaje. Necesitamos que unifique, perfeccione y se funda con nuestra piel.Las bases de maquillaje son la piedra angular de nuestro maquillaje por ello debes prestar especial atención a su elección. La base elegida se debe fundir con la piel de manera que no se note que llevas maquillaje. Lo que buscamos es perfeccionar y unificar el rostro.

basemaquillaje

Elige un fondo de maquillaje que se funda con tu piel

Si queremos subir el tono de nuestra piel eso lo haremos con los polvos bronceadores, pero no con la base que debe ser del mismo tono; para que con el paso de las horas si los polvos pierden intensidad aparezca nuestro rostro súper natural. Sin que se note que vamos maquilladas como una muñeca de porcelana.

¿Qué buscamos con una base de maquillaje?. Una base de maquillaje debe igualar el tono de tu piel. El objetivo es lograr ocultar las imperfecciones, igualar el tono de la piel (mejillas, frente y barbilla suelen tener tonalidades diferentes) y aportar luminosidad al rostro. El cansancio hace que desparezca la luz de nuestra piel, con una base de maquillaje lograremos suplir tal falta ya demás lucir un rostro natural y homogéneo.
Antes de poner color al rostro, se cubren las imperfecciones y se crea una base natural en la que se proyectan juegos de luces y sobras que destacarán los rasgos más bellos de cada persona. El resultado debe ser un cutis hidratado, suave, sin brillos y con un tono saludable. La base es uno de los productos principales para un buen maquillaje. Se debe elegir un tono de base igual al de nuestra propia piel, ni más claro, ni más oscuro y que quede bien difuminado.

Para elegir tu fondo de maquillaje debes tener en cuenta: color, textura, tu piel

Color

El tono de maquillaje perfecto ha de ser igual al tono natural de tu piel. Se puede probar en la mano (pero teniendo en cuenta que el tono no es el mismo que el del rostro), el sitio ideal para probar una base es en el filo de la mandíbula. Es importante probarlo y dejarlo al menos 10 minutos que se fije ya que hay que tener en cuenta la reacción del producto con el ph de tu piel. Una vez hecho esto el tono que funda completamente con el de tu piel es el tuyo.

Pero lo más importante es que elijamos la que se adecua a nuestro tono de piel: clara, media, morena. Nuestro tono de piel también importa.

Si tu piel es muy clara las rojeces y los visos azulados serán tu constante. Para ello debes utilizar fondos de maquillaje muy homogéneos y que unifiquen el tono para esconder esas diferencias cromáticas de tu piel.

Piel media, con media nos referimos a que mantienes un tono bronceado levemente durante todo el año. Este tono te permite resaltar tu color natural y potenciarlo o rebajarlo con los polvos una vez que hayas aplicado la base correcta. Para este tipo de piel aconsejamos estos fondos de maquillaje que aporten luz para que tu piel luzca natural pero con un plus.

Piel morena o aceituna estas pieles suelen ser más duras y necesitan un aporte de hidratación extra. Elige bases de maquillaje que nutran en profundidad y unifica el tono para que puedas resaltar tu piel con un toque de blush.

Textura

Hay que elegirlas dependiendo de tu tipo y color de piel. ¿Maquillaje líquido, en crema, en polvo, en crema-polvo, mousse, mineral, o simplemente hidratante con color?. ¿Sabes qué tipo de maquillaje te conviene?. La buena elección de la base es esencial para obtener un buen resultado en tu maquillaje y que tu piel no salga perjudicada.

Y es que nunca ha sido fácil encontrar la base perfecta:

  • Los maquillajes grasos tienden a disgregarse y crear brillos en zonas como la nariz o la barbilla, produciendo sensación de suciedad.
  • Los de crema pueden dar a la piel un tono excesivamente lechoso.
  • Los mates son los perfectos para todos los tipos de piel. Sin embargo, en grandes cantidades puede dar un aspecto mortecino.

Lo primero que debes tener en cuenta es tu tipo de piel, debes elegir una base que se adapte a tu cutis. Por ejemplo, si tienes la piel grasa, elige siempre productos libres de aceite. Si tu piel es extremadamente grasa, es mejor que compres un producto con fórmula que contenga polvos matificadores, para contrarrestar el brillo. Existen también bases con ácido salicílico para combatir el acné.

Piel. ¿Tienes la piel mixta o seca?

  • En el caso de pieles mixtas, los productos ideales son aquellos con fórmulas inteligentes, que hidratan sólo donde se necesita y matizan las zonas con grasa.
  • Las pieles secas necesitan bases de maquillaje hidratantes, las fórmulas líquidas o en crema son las que mejor se adaptan a este tipo de cutis.

Sea cual sea tu tipo de piel, existen fórmulas que se adaptan a todas las tipologías.

El maquillaje en polvo corrige los brillos creando un color neutro en la piel, si tienes la piel grasa este es el mejor tipo de maquillaje para ti. y para el veranito es ideal para todas ya que es el más ligero, y ahora que la piel suda tanto nos ayuda a que no salgan los temidos brillos.

Los maquillajes compactos (disponibles en formato redondo o en lápiz), son los más cubrientes, más duraderos y disimulan mejor los defectos de la piel, yo los recomiendo sobre todo para ocasiones especiales tipo bodas, pero hay que tener cuidado porque si no sabes aplicarlos correctamente corremos serio riesgo de parecer que llevamos una careta. para que esto no suceda utilizaremos una esponja humedecida esparciéndolos muy bien por todo el rostro.

Por último, están los maquillajes fluidos, que dejan la piel con aspecto más natural a la misma vez que cubren imperfecciones. La mayoría llevan componentes hidratantes y la muy necesaria protección solar. Son los más fáciles de aplicar (con esponja, un pincel o con los dedos) siempre del centro a los laterales y cuidando que no se acumule en las aletas de la nariz, las patillas o la raíz del cabello. Una vez elegido y aplicado tu base perfecta se recomienda dejarla secar un minuto y sellarla con polvos sueltos.

¿Cómo aplico la base de maquillaje?

Debes aplicar una pequeña cantidad, siempre hay tiempo de añadir. Comienza en el centro del rostro y difumina hacia fuera, utiliza brocha o las yemas de los dedos según el fondo de maquillaje en cuestión. Difumina bien los bordes para que no se note el corte del maquillaje y añade cobertura extra en aquellos puntos que notes que han quedado menos cubiertos.

No olvides que antes de aplicarte la base, tu piel debe estar limpia. Y muy importante también, elige el tono de base de maquillaje más parecido a tu piel, aunque parezca que no hace falta recordarlo, es más común de lo que debería que al final del óvalo de la cara, aparezca, marcada como a fuego la línea donde acaba el maquillaje.

Si tu problema es de tipo dermatológico (rosácea, marcas de nacimiento, cicatrices, vitíligo…), existen bases especiales que cubren las imperfecciones. Y si tienes arrugas marcadas, evita la base en polvo porque hará que se marquen más.

Correctores

Corrector para disimular las ojeras e imperfecciones. Existen distintos tipos de correctores según su función. Si queremos quitar el color oscuro de las ojeras, se utiliza un corrector algo más claro que el tono de nuestra piel, que se aplica con suaves golpecitos que ayudan a extenderlo de manera más natural.

Si el objetivo es corregir imperfecciones como rojeces o granitos, se emplea un corrector de color verde para contrarrestar el rojo de este tipo de manchitas. Este tipo de correctores son utilizados, sobre todo, por profesionales que saben trabajarlos y difuminarlos para que no se queden parches. Tanto uno como otro se venden en gran variedad de formatos: cremas, lápices, barras.

Hidratantes con color. Evitar efecto máscara

Para estar a la última en tu maquillaje, debes saber que esta temporada triunfa el acabado natural, se impone una máxima sobre todas las demás: evitar el efecto máscara. Las hidratantes con color son un recurso perfecto para conseguir este efecto natural. La oferta es enorme, rara es la firma que no tenga una hidratante de este tipo, puedes encontrar cremas para todos los gustos y todos los bolsillos. Eso sí, en este caso, también debes asegurarte de que se adapta a tu tipo de piel y que tiene factor de protección solar.

Montse García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: