Tatuajes

19 Mar

“Mira mi brazo tatuado, con este nombre de mujer…” Así cantaba en los años 40 Conchita Piquer una copla para retratar al marinero hermoso y rubio como la cerveza del que se enamoraba perdidamente. Y es que antes los tatuajes eran cosa de marineros, prostitutas y legionarios pero con el paso de los años han salido del ambiente canalla y se han convertido en una forma de expresión muy generalizada. Los origenes son confusos pero se tiene constancia de una momia tatuada del siglo II a. c. y se apunta a la Polinesia como la zona geográfica con más tradición.

Un tatuaje es una modificación del color de la piel en el que se crea un dibujo, una figura o un texto con tinta o con algún otro pigmento bajo la epidermis de una persona. Actualmente, hay tatuajes que desaparecen al poco tiempo de dibujarse y se les llama temporales, otros permanecen durante toda la vida salvo en el caso de que se eliminen con láser. La razón de que estos últimos permanezcan inmutables es que la tinta se asienta en la capa de la dermis, situada bajo la epidermis. La epidermis es la capa externa de la piel que renueva constantemente sus células. Sin embargo, el metabolismo de la dermis no implica este tipo de recambio y, por lo tanto, la tinta no se elimina.

El tatuaje ha llegado a perfeccionarse de tal forma que exige un gran conocimiento, no cualquier persona puede llegar a tatuar de manera profesional evitando riesgos tanto para el tatuado como para el tatuador.

Según wikipedia, los tatuajes fueron una práctica eurasiática en tiempos neolíticos, y se han encontrado incluso en una momia del siglo II d.C. En 1991 se encontró una momia neolítica dentro de un glaciar de los Alpes austro-italianos, con 57 tatuajes en la espalda. Esta momia es conocida como el Hombre de Hielo o como Ötzi, es el cadáver humano con piel más antiguo que se ha encontrado y su antigüedad varía según distintos autores: Cate Lineberry, del Smithsonian, le ha calculado unos 5,200 años de antigüedad. Sin embargo, las distintas culturas que utilizaron el tatuaje lo hicieron de distintas maneras; tanto como arte, en el sentido de creación de significados rituales o simbólicos, como ocurría en el Antiguo Egipto, como para marcar o señalar a los criminales, que es el caso de las antiguas Grecia y Roma. Incluso se cree que, por su posición en el Hombre de Hielo, las marcas cumplieron un fin terapéutico, semejante a la acupuntura. Otras famosas momias antiguas con tatuajes que se han encontrado han sido la momia de Amunet, proveniente del Antiguo Egipto, y la momia de Pazyryk en la meseta de Ukok, mostrando que la práctica del tatuaje es tan antigua como la historia de la humanidad.

tatuajeenmomia

El tatuaje llegó a Occidente por vía marítima. Las expediciones de Colón en América y del capitán James Cook a las islas de la Polinesia fueron el punto de partida del tatuaje hacia Occidente. En estas expediciones los marineros tuvieron contacto con los indígenas amerindios, con los maoríes y con otras tribus que les “enseñaron” el arte de tatuar. A su retorno, los marineros abrieron sus propios estudios de tatuaje y popularizaron esta disciplina entre los sectores populares. En 1846 se abre en Nueva York lo que aparentemente fue el primer estudio de tatuaje. Durante la Guerra de Secesión el arte del tatuaje experimentó un gran crecimiento y popularización. Fellows, Hildebrandt y O’Reilly, el inventor de la máquina de tatuar, fueron los encargados de hacer de la práctica tatuadora una profesión.

Sin embargo, el tatuaje no se liberó completamente de su tradición inhumana ya que durante la Alemania nazi (como el ejemplo más conocido aunque no sea el único) se utilizó el tatuaje para marcar a los prisioneros de los campos de concentración. Hubo un incremento con los hippies en los años 60 y 70, estos adoptaron el tatuaje y lo elevaron a la categoría de arte, abandonando los motivos marineros y realizándose grandes diseños muy coloristas, empezó una primera popularización del tatuaje.

tatuajespolinesios

Sigue habiendo tatuajes en diversas culturas, razas, tribus …… característicos y propios de ellas, además un mismo elemento tatuado puede tener diferente significado según las mismas. Aparentemente la Polinesia es la región del mundo que posee la tradición tatuadora más amplia. Las diferentes tribus de la Polinesia utilizaban el tatuaje como ornamentación corporal, sin que por ello éstos pierdan su fuerte sentido comunal. El tatuaje comenzaba a muy temprana edad y se prolongaba hasta que no quedase región del cuerpo virgen de los pigmentos. Más allá de su sentido estético, el tatuaje confería jerarquía y propiciaba el respeto comunal a quien los llevaba en su piel: cuanto más tatuado estaba alguien, más respeto se le debía. De manera particular, los maoríes utilizaban el tatuaje para la batalla. Los dibujos que llevaban en la piel contribuían a su famosa estrategia de asustar a sus enemigos. La práctica de tatuar se desarrolló durante miles de años y alcanzó un punto culmen con el perfeccionamiento de motivos geométricos. El tatuaje se utilizaba para identificar a un individuo. Además, indicaba el paso de la adolescencia a la madurez.

Un tatuaje enraizado en costumbres milenarias es algo que vale la pena estudiarlo y entenderlo. Sin embargo hoy en día el tatuaje no tiene los mismos objetivos en el mundo occidental,  ahora el tatuaje es una industria que se ha popularizado por los cantantes, grupos de música, modelos, actrices, jugadores de futbol…. Además, desde hace unos años que el tatuaje ha encontrado su lugar en los medios de comunicación, demostrando el aumento en la aceptación general sobre este modo de arte y expresión personal. En nuestra sociedad actual, marcada por la globalización, los uniformes, y las falsificaciones los tatuajes son una forma de diferenciarnos, de destacar y de llamar la atención. Antes fueron la ropa o el peinado pero ahora son los tatuajes la gran forma de expresar rebeldía o inconformismo. Solemos copiar aquello que nos gusta y solemos imitar a los que nos gustan.

tatuajes

En los últimos años, el tatuaje ha sido incorporado progresivamente a la sociedad y hoy día éste cumple funciones puramente estéticas y modo de expresión artísticas, sin distinguir entre sectores sociales.

La sociedad tenía una visión equivocada de los tatuajes y, lejos de ser un vínculo con las pandillas, representan una cultura sin prejuicios, de criterio amplio. No hay edad, personas jóvenes que buscan embellecer su cuerpo y también personas maduras que quieren hacer realidad un sueño del cual se privaron por temor a la reprobación de la sociedad.

modelostatuados

Tampoco hay que pasarse, como la noticia que aparece en ABC.es, en la que se aprecia, mediante un video, como un niño de entre tres y seis años, es forzado a realizarse un tatuaje por quien aparenta ser su madre, que lo sujeta mientras este patalea. Según el diario británico The Sun, el vídeo fue grabado hace una semana en La Habana, Cuba, y subido a la red hace unos días. Tras colgarlo se desataron inmediatamente las críticas de los internautas hacia la familia y el tatuador.

Montse García

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: