Curiosidades del maquillaje en geishas, mujeres de china imperial y aztecas

20 Mar

Otras curiosidades sobre cómo maquillarse 

El maquillaje ha estado siempre ligado a los usos y costumbres de una sociedad. Es una de las expresiones de hombre que siempre ha estado presente. Se empieza a usar el maquillaje desde los orígenes del hombre, aparecen esqueletos teñidos de rojo que, al parecer, fue el primer color usado por el hombre. El maquillaje, por tanto, tuvo también un significado origen religioso, mágico y funerario.

La gente se maquilla desde la antigüedad, de diferentes maneras y con diferentes artilugios, pero en el fondo siempre surge la misma idea, estar más atractivos mejorando nuestro aspecto externo. Históricamente se empleaba también para otros fines como en la preparación de rituales religiosos, para asistir a la guerra o como símbolo de poder.

La belleza y la apariencia, en definitiva, lejos de ser algo banal, ha sido siempre algo transcendental para el hombre a lo largo de todas y cada una de las civilizaciones y culturas. La belleza ha sido objeto de una búsqueda universal, y al mismo tiempo, ha supuesto una preocupación esencial desde los mismos orígenes de la humanidad

La búsqueda de la belleza a través del medio ideal que representa el cuerpo humano, es una constante que se da en todas las civilizaciones. El modelado del cuerpo, el uso del color, los peinados y ornamentos, la desnudez y la vestimenta…, la diversidad tan extravagante de todas estas señales ha ido conformando un lenguaje que define una identidad cultural, una época concreta o un estatus social.

He expuesto en diversos artículos que el maquillaje es el reflejo de un estado de ánimo, de una sociedad, de una época, de un momento. Ayuda a entender las distintas épocas y los distintos pensamientos. Pero en mi opinión creo importante también resaltar la búsqueda de la belleza por parte del ser humano a lo largo del tiempo y en distintas civilizaciones así como culturas y razas del mundo? . Por ejemplo, destaco otras culturas y razas:

El uso de los adornos, pinturas y cremas se dio en todas las civilizaciones y en todas partes del mundo. Las pinturas que se realizaban en el cuerpo los indígenas americanos, los tatuajes, las incisiones superficiales en la piel (orejas, nariz, etc.) para colocarse adornos, fueron usados por culturas primitivas y también por las más adelantadas, y se siguen usando en la actualidad.

En Japón las geishas usaban lápices de pétalos aplastados de cártamo para las cejas, comisuras de los ojos y labios, pasta blanca para colorearse el rostro y la espalda. Hasta el siglo XIX se realizaba la técnica del ohguro de ennegreci miento de dientes mediante aplicación de un tinte obtenido de una mezcla de hongos, sake, hierro oxidado, etc. Se reservaba para acontecimientos sociales de gran importancia y marcaba la alta posición social, la usaban los samurais de alto rango y las jóvenes casamenteras.

geisha

En contraste, en la antigua China imperial, las viudas teñían sus dientes de negro como signo de renuncia a la belleza. Los cánones estéticos chinos se basaban en una mujer delicadamente maquillada y con un cutis cuidado al máximo. El maquillaje consistía en finos polvos de color rosado, rojo o anaranjado y los ojos se subrayaban con bastoncillos untados en tinta china.

Se cree que la pintura de uñas en su forma actual se originó en China, donde indicaba el rango social. En el tercer milenio a.C., los chinos combinaban ya goma arábiga, clara de huevo, gelatina y cera de abejas para preparar barnices, esmaltes y lacas. Según un manus crito Ming del siglo XV, durante siglos los colores reales para las uñas fueron el negro y el rojo, aunque en tiempos anteriores, durante la dinastía Chou (año 600 a.C.), el oro y la plata fueron prerrogativa real.

La piel azteca era naturalmente morena o color bronce, pero las mejillas eran maquilladas con tierra amarilla o untadas con una crema que contenía axin, una sustancia amarilla obtenida cocinando y aplastado insectos. Las cortesanas compañeras de los guerreros jóvenes, tenían sus caras estaban pintadas con polvo seco y coloreadas con amarillo ocre o con betún, los pies eran untados con un ungüento de copal quemado, incienso y tintura, algunas usaban el pelo corto, para que su pelo alcanzara su nariz, era cortado y teñido con barro negro para que dieran importancia a su cabeza. Los dientes eran manchados con cochinilla. Los hombres se pintaban la cara y el cuerpo en ocasiones ceremoniales.

maquillajeotrasculturasMontse García

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: