Archivo | Bienestar RSS feed for this section

Cambios de hábitos en el cuidado personal

10 Dic

habitospersonalcare

Con las Navidades a la vuelta de la esquina arranca en esta semana el sprint de compras navideño. Se avecinan regalos, fiestas y, sobre todo, llega el momento de plantearse los propósitos para el nuevo año. Todo ello afecta de manera específica a las pautas de consumo de productos de belleza, higiene y salud que, en estas fechas, se convierten en protagonistas.

En este entorno los datos del estudio de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) sobre consumo de productos y marcas revelan de manera fidedigna los hábitos de consumo de los españoles, sus preocupaciones y sus motivos de compra, así como diferencias sustanciales entre los comportamientos y actitudes de hombres y mujeres.

Bajo el principio general de que «la belleza» para los españoles en su mayoría consiste en «estar natural y bien con uno mismo y los demás», hombres y mujeres valoran de manera inversa estos dos conceptos, prefiriendo ellas el factor «estar bien», en tanto que ellos valoran más lo «natural».

Las tres cuartas partes de la población declaran cuidar su aspecto e imagen y aún más son los que dicen que es muy importante estar en forma y activos. A partir de premisas tan explícitas como éstas, entre los resultados obtenidos gracias a una amplísima muestra de 10.104 entrevistas, destacan datos tan significativos como que para el 50% de la población, la belleza descansa en «estar natural» y sentirse bien con uno mismo.

Pero alrededor de un 25% de la población pone de relieve el famoso principio «men sana in corpore sano»: para un 24% la belleza es «el reflejo de un buen estado de ánimo», y es también «un cuerpo sano» para el 23%.

El estudio revela significativas diferencias entre el comportamiento de hombres y mujeres en el ámbito del aseo y la belleza, tanto en cuanto a su actitud respecto al cuidado por su propia imagen, como en cuanto a las conductas de compra que realizan en su vida cotidiana.

En este sentido, aunque hombres y mujeres manifiestan su preocupación por su aspecto, el gasto mensual en cosméticos es más alto en ellas que en ellos. Cerca del 40% de las mujeres afirman gastarse más de 10 euros al mes, en tanto que entre los hombres este porcentaje no llega al 9%.

Sin embargo, sea por la crisis económica actual o por cambios en las tendencias de moda, parece que las mujeres invierten menos en productos de maquillaje ya que, según el estudio, el consumo de algunos productos ha descendido. Es el caso de las barras de labios o el colorete, que han experimentado una caída del 10% en los últimos cinco años.

Dieta y ejercicios

A pesar de que los españoles consideran que el aspecto físico es muy importante y que llevar una vida sana contribuye a ello (de acuerdo con lo que afirma el 86%), no son muy propensos a realizar actividades físicas para mantenerse en forma. De hecho, seis de cada diez encuestados manifiestan no haber realizado ningún tipo de actividad física en los últimos 12 meses para mejorar su salud o forma física.

A la hora de elegir el modo de hacer ejercicio destacan la asistencia al gimnasio, el jogging y el footing como las prácticas mayoritarias, con un 17,5%, un 16,4% y un 13% respectivamente.

La dieta también es uno de los aspectos que más preocupa a los españoles: en torno al 30% de la población (4,5 puntos más las mujeres que los hombres: 31,7 vs. 27,2) considera que sufre problemas de sobrepeso, y casi un 25% admite realizar una dieta de adelgazamiento con cierta frecuencia. Dentro de esta práctica, un 16% de los hombres la realiza entre a veces y a menudo en tanto que entre las mujeres supera el 30%, presentando además una tendencia creciente.

Por otro lado, las visitas de las mujeres al instituto de belleza o estética se mantienen en torno al 25% en el último año. Sin embargo, debido a la crisis, ha disminuido la frecuencia con la que acuden a ellos.

Entre 10 y 20 minutos para arreglarse

Casi el 50% de los españoles asegura tardar entre 10 y 20 minutos en arreglarse, tanto en el caso de las mujeres como en el de los hombres.

El 70% de los encuestados tarda menos de 20 minutos en estar listo, pero se observa una diferencia entre hombres y mujeres: mientras un 86% de ellos tarda menos de 20 minutos, en ellas esta cifra no llega al 65%.

Descenso de visitas en la peluquería

Según los últimos datos recogidos, los españoles cada vez invierten menos tiempo y dinero en acudir a la peluquería para cuidar su aspecto. Si bien los ratios de frecuencia y gasto eran muy similares en el periodo pre-crisis 2003–2007, a partir de esa fecha descienden las visitas a la peluquería, siendo la caída en dicho periodo de casi un 10%, así como también cae la frecuencia de asistencia a estos establecimientos.

Una vez más hay un claro desfase en la inversión que hacen los miembros de uno u otro sexo en este apartado. Mientras el 92% de los hombres gasta menos de 20 euros por visita a la peluquería (y, la mitad de ellos, menos de 10 euros), entre las mujeres no llega al 36% las que gastan menos de 20 euros, y sólo un 8% dicen gastarse menos de 10.

Las grandes superficies lideran las compra

El lugar de compra de cosméticos y productos de aseo personal también es un hábito que está cambiando con el paso de los años para los consumidores españoles. Según AIMC Marcas, hace cinco años lo más frecuente era que, tanto mujeres como hombres, adquirieran este tipo de productos en perfumerías y droguerías independientes.

Sin embargo, paulatinamente, los supermercados e hipermercados han asumido el liderazgo en este tipo de compras. Y es que más del 56% de los españoles afirman haber realizado sus adquisiciones de belleza y cosmética en grandes superficies en el último año.

Cambios en la rutina diaria de aseo

Algo tan cotidiano como la forma de lavarse las manos también está cambiando notablemente en los últimos años, observándose un continuo descenso del consumo del jabón de pastilla (que cae más del 20% y se sitúa en el 44% en 2011) a favor del jabón líquido, que alcanza un 77% de penetración en 2011.

Por último, tanto hombres como mujeres aprecian el beneficio de los productos de aseo y belleza, pues les «ayuda a sentirse bien ocupándose de sí mismos». Pero si en los hombres esta opinión roza el 58%, entre las mujeres alcanza casi el 65%.

Fuente: abc.es

Montse García

Anuncios

El estrés se relaciona con algunas enfermedades de la piel

1 Dic

El estrés tiene un rol fundamental sobre algunas afecciones dermatológicas. No sólo puede causar la aparición o empeoramiento de numerosas enfermedades de la piel, sino que en muchos casos también puede ser el factor que las desencadena. Por ejemplo, la psoriasis, la rosácea, el acné, el vitiligo, el herpes, la alopecia, el eccema y la dermatitis ceborreica, son algunas de las enfermedades que mantienen un vínculo estrecho con el estrés.

 Esta opinión está respaldada por estudios que demuestran que algunas enfermedades inflamatorias crónicas de la piel como la rosácea, el acné y la psoriasis, tienden a extenderse cuando una persona pasa por un período muy estresante. El dermatólogo y psicólogo clínico Richard G. Fried de Pennsylvania ha afirmado que la gravedad de ciertas enfermedades de piel puede reducirse si la persona logra controlar sus niveles de estrés de una forma más eficiente. Fried indica que el estrés es personal, de modo que lo que podría ser estresante para una persona puede que no sea estresante o ni siquiera estimulante para otra, diciendo que está a favor de un método combinado para mejorar el bienestar físico y emocional del paciente.

El estrés libera en el cuerpo algunas sustancias químicas inflamatorias conocidas como neuropéptidos. Estas sustancias también pueden causar entumecimiento, picores y hormigueos, junto a innumerables otras incomodidades en la piel”, informa PsychCentral. De este modo, es importante combatir el estrés a la hora de acabar con las enfermedades crónicas de piel.

Según la Academia Americana de Dermatología, existe una relación causa-efecto entre las emociones negativas –estrés, depresión, ansiedad- y ciertas afecciones cutáneas. Es decir, la piel y la mente están estrechamente relacionadas. Hay muchas enfermedades cutáneas que surgen o se agravan por cuadros psicológicos como por ejemplo el estrés o la depresión, y no es únicamente una cuestión de piel, porque el estrés puede convertir unas uñas sanas en quebradizas, provocar una caída masiva del cabello o generar excesiva sudoración. Por otro lado, además existen enfermedades psicológicas causadas por enfermedades de la piel, como por ejemplo las depresiones e inseguridades de adolescentes producidas por el acné.

Por tanto, de acuerdo a la Academia Americana de Dermatología, los métodos dermatológicos de hoy, combinados con las terapias anti-estrés adecuadas, son capaces de reducir el estrés y sus consecuencias sobre la piel de forma rápida y eficaz.

Según un artículo publicado en el Blog de la piel sana, expresa la misma línea de opinión junto con otras aportaciones. La psicodermatología demuestra que el estrés causar enfermedades en nuestra piel. Desde antes de nacer, nuestro cerebro y nuestra piel ya están íntimamente relacionados. Con frecuencia, la dermatitis, la psoriaris o el acné son consecuencia de situaciones emocionales que nuestra mente no logra controlar. Procuremos dominar el estrés para mantener nuestra piel sana y con aspecto agradable.

El estrés psicológico es un estado de activación fisiológica excesiva del organismo causado por vivencias con fuerte carga emocional. Como un automóvil que circula a demasiadas revoluciones, el organismo se esfuerza por adaptarse. Pero si una situación nos abruma durante mucho tiempo, igual que un automóvil termina por estropearse, el organismo estresado sucumbe a la enfermedad. Este fenómeno se llama somatización. Como veremos, existe una estrecha relación entre la mente y la piel, que sufre rápidamente los efectos del estrés. Por tanto, para mantener nuestra piel sana es necesario aprender a manejar el estrés emocional.

La piel, el espejo del alma

La piel es el escaparate del cuerpo y el reflejo de nuestro estado de ánimo. La función protectora y el aspecto de la piel se alteran visiblemente ante situaciones de estrés continuo, que pueden desencadenar enfermedades como la dermatitis atópica (eczema), la psoriasis, el acné o incluso el herpes zóster. Lo que dicen los expertos en psicodermatología, que estudia los efectos del estrés psicológico sobre la salud de la piel, es revelador.
Cuando una situación nos agobia durante más tiempo del que quisiéramos y tenemos la sensación de no poder hacer nada por cambiarla sufrimos estrés psicológico. El primero en responder es nuestro sistema nervioso, con el cerebro al mando. Sabemos que el estrés desencadena y empeora la mayoría de trastornos cutáneos inflamatorios, autoinmunes y alérgicos. Pero, ¿por qué altera el estrés el normal funcionamiento de la piel?. Hoy en día hay explicaciones científicas.

Desde antes de nacer

Durante el desarrollo del feto, las células que forman el tejido de la piel y el sistema nervioso se originan en la misma capa embrionaria, el ectodermo. Por ello ambos órganos dialogan entre sí durante toda la vida, usando el mismo lenguaje molecular y los mismos interlocutores: el sistema endocrino (que libera hormonas) y el sistema inmunitario (que nos defiende ante la invasión de gérmenes patógenos).
El cerebro interpreta y evalúa cada acontecimiento vital. Cuando el resultado es impotencia o sensación de amenaza, ordena al sistema endocrino que libere hormonas del estrés, que viajan por la sangre y llegan a la piel. Una de ellas, la hormona liberadora de la corticotropina (CRH), activa unas células (mastocitos) que ensanchan los vasos sanguíneos y vuelven más sensibles las terminaciones nerviosas. Es ahí donde se liberan citoquinas, que son moléculas del sistema inmunitario que causan la inflamación de la piel. Además, los mastocitos finalmente se deshacen y liberan gran cantidad de histamina, que produce reacciones alérgicas como la urticaria. Todo ello provoca que la piel enrojezca, escueza, se escame, o se formen ampollas.
Pero hay más. En la dermatitis crónica, que puede estar causada por el estrés, la hormona CRH se fabrica y libera en el interior de los folículos pilosos (raíces de los pelos), de modo que la inflamación adquiere vida propia en las células que forman la piel. Este sofisticado engranaje se conoce como sistema neuro-inmuno-cutáneo y explica por qué algunas enfermedades de la piel persisten o aparecen una y otra vez en una misma persona. El estrés continuo o repetido llegaría a generar una “memoria” en la piel que convertiría al organismo en más susceptible a los efectos del estrés en situaciones futuras.

Reducir el estrés

Cuando no podemos expresarnos con palabras ni afrontar el malestar, nuestra piel habla por nosotros. Expresar nuestras emociones negativas, hacer deporte, meditar y hacer yoga son algunas prácticas que nos ayudan a afrontar el estrés.
Por si con eso no bastara, unos investigadores de la Universidad de Queensland (Australia) presentaron a la industria cosmética un espray con aroma de hierba recién segada y hojas cortadas que, aseguran, reduce el estrés. Curiosamente, la formulación es tal que la fragancia no es apreciada por el olfato humano. El efecto sobre el estrés se produce porque el producto actúa sobre determinadas áreas del cerebro que lo regulan. Actualmente este producto ya se usa para ropa de cama y vestidos, pero pronto podríamos verlo entre los ingredientes de champús, geles de baño, cremas o perfumes.

Montse García

¿Qué nos indica la cara de nuestra salud?

1 Dic

Interesante artículo de SModa que nos indica que la cara es reflejo de nuestra salud. El acné, las rojeces y los puntos negros son síntomas que pueden indicar deficiencias como falta de vitaminas o problemas derivados del estrés.

01. MELENA Y DERMIS

– A flor de piel. «La dermis muestra sentimientos. La ansiedad agrava el acné, los puntos negros y los granitos», explica Eduardo López Bran, dermatólogo del Imema. «Los profesionales deben analizar estas lesiones», apunta el doctor Feijoo, del Hospital de la Zarzuela.

– Caída del cabello. En otoño es natural, pero si es excesiva esconde un problema mayor. «Como la falta de hierro o la anemia; posibles consecuencias de dietas extremas. Otra causa común es el estrés y la menopausia», detalla Julián Conejo-Mir, dermatólogo y catedrático de la Universidad de Sevilla.

02. MEJILLAS, BARBILLA Y FRENTE

– Puntos fuera. Los facialistas no se cansan de repetirlo: las alteraciones en la barbilla indican problemas en el sistema digestivo. «Los cambios hormonales y metabólicos también los provocan», añade López Bran. Para eliminar los puntos negros, se puede recurrir a cremas con ácido retinoico o peróxido de benzoilo.

– Mejillas cuidadas. La rosácea causa enrojecimiento y espinillas. «Se suele dar en personas perfeccionistas», indica Conejo Mir. En las mejillas aparece acné tardío. «Cada vez se ve más en mujeres adultas; la razón: la ansiedad», plantea el médico.

03. CEJAS Y OJOS

– Cuando el vello se cae. «La caída del vello de las cejas se puede deber a un problema de tiroides», precisa Feijoo, jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital de La Zarzuela. «En ese caso, se acompaña de alopecia. También puede estar relacionado con una dermatitis», señala Aurora Garré, dermatóloga y asesora médica de Cinfa.

– Y sube la bilirrubina. «El tono amarillento de los ojos se relaciona con una subida de los niveles de bilirrubina», plantea Feijoo. «Indica problemas en el hígado, como la hepatitis», informa la doctora Garre.

04. LABIOS Y LENGUA

– Ojo con el tabaco. «Unos labios secos y descamados pueden deberse al tabaco o al sol», afirma Conejo-Mir. ¿Y en las comisuras? «Una excesiva salivación mientras dormimos puede provocar una dermatitis o fisuras». La solución es prevenir. «La dieta debe ser sana y los labios se deben hidratar frecuentemente», señala Feijoo. Otra causa: deficiencia de vitamina B.

– Sonrisas de Hollywood. Muchos españoles de 30 o 40 años tienen los dientes amarillos o grises; la razón: tomaron tetraciclina (un antibiótico) de niños. «El té, el café y una higiene deficiente manchan», añade Garre.

Fuente:  SModa de El Pais

Montse García

Piel estresada

1 Dic

Artículo de SModa sobre el estrés de nuestra piel. Nuestro ritmo diario también le afecta a nuestro cutis. El artículo te propone además varias soluciones para combatir los efectos del estrés en el rostro (ver galería).

¿Cómo puede afectar el estrés a nuestro aspecto externo?

Mírate al espejo y suma cuántos de estos signos tienes en tu piel: falta de luminosidad, ojeras, líneas de expresión marcadas, sequedad, zonas irritadas, sensibilidad, áreas oscuras. Si tienes tres o más es posible que tu cutis esté empezando a acusar los síntomas de tu estrés diario. ¿Qué puedes hacer?

Lo ideal sería cumplir a rajatabla esos ‘trucos’ que todas las modelos y actrices juran y perjuran que son sus únicos tratamientos de belleza. Es decir, dormir ocho horas al día, beber mucha agua e hidratarse la piel. Sí, a todo el mundo le encantaría dormir las horas necesarias cada día pero, lamentablemente, el ritmo actual no lo permite muchas veces.

Sin embargo, el mundo de la cosmética puede ayudarnos a combatir esos efectos del estrés sobre la piel. Si a unos productos específicos para este fin les unimos lo de dormir bien, el agua y la hidratación (más una dosis de constancia, por supuesto), podemos notar resultados en unas semanas. No dejes que el estrés te afecte por dentro ni por fuera.

Fuente: SModa de El Pais

Montse García

Ácido Hialurónico para aplicación tópica

18 Nov

El Ácido Hialurónico se presenta en su uso tópico en forma de cremas, serums, geles …. en definitiva, cualquier cosmético que se pueda aplicar sobre la piel de forma externa.

Cremas

Las cremas que lo incluyen en su composición, son unas de las más demandadas en el mercado y ofrecen resultados excelentes. Inspiradas en los procedimientos de dermatología y medicina estética, las firmas de belleza también han dado un paso al frente con la elaboración de cremas antiedad, cuyas fórmulas contienen Ácido Hialurónico, que ayudan a retener el agua y que ofrecen un resultado de alisamiento de forma inmediata. Nos dan la flexibilidad de uso, son más baratas que otros tratamientos y los resultados son buenos aunque tarden un poco más en llegar.

Serums

En cuanto al serum es un gel muy ligero fluido y transparente con una gran concentración de componentes que brindan una reparación profunda y se absorben de forma inmediata sin dejar residuos sobre la piel.

• La elección de un serum o de una crema dependerá siempre de la persona, del tipo de piel que la misma posea y de que otro tipo de tratamientos esté utilizando para cuidar la piel de su rostro.

• Hasta ahora, no se podía hacer penetrar el Ácido Hialurónico más allá de la capa superficial de la epidermis mediante cremas, serums, geles, etc. dado que la molécula de Ácido Hialurónico es demasiado grande para penetrar a través del poro de la piel. Mediante complejos sistemas de biotecnología, se ha logrado fragmentar la molécula de Ácido Hialurónico para que pueda penetrar a través del poro de la piel encapsulándola en Nanoesferas que la protegen y preservan sus cualidades durante la fase de vehiculización, es decir, hasta que llega a la profundidad adecuada.

Bases de maquillaje

Es efectivo y cómodo poder aplicarnos una base de maquillaje que no sólo cubra las pequeñas imperfecciones de nuestro rostro y le otorgue luminosidad, sino que además tenga un efecto lifting y actúe como una crema antiarrugas. Es ideal para las mujeres que no disponen del tiempo necesario para realizar una rutina de belleza completa o para quienes temen verse afectadas por pasar demasiadas horas con una base de maquillaje.

Parches. Ofrecen muchas posibilidades:

• Parches flash lifting contorno de ojos : Ácido Hialurónico y Rosa mosqueta

• Parches antiarrugas/antienvejecimiento: Hexapeptide-1 con Ácido Hialurónico

• Parches de Colágeno y Ácido Hialurónico

• Parches de Colágeno, Ácido Hialurónico, Vitamina B5 y Factores de crecimiento celular. Etc. Etc ….

• INCLUSO: Parches rejuvenecedores que actúan mediante microcorrientes ayudando a liberar con mayor eficacia el agua biológica para hidratar y “rellenar” las arrugas de la zona en tiempo récord. Para potenciar la acción de estos parches, se puede combinar su aplicación con el uso de un suero específico. De esta manera, sus resultados son más eficaces y duraderos.

También encontramos stocks, mascarillas ….

 

 

Montse García